COMING OUT, GUÍA DE SUPERVIVENCIA

COMING OUT, GUÍA DE SUPERVIVENCIA

No es fácil, desgraciadamente, todavía no estamos en el lugar y en el momento en el que la orientación sexual alternativa sea algo que se acepte con naturalidad; que se integre a lo que una persona es, a lo que hace, a su imagen pública. Seguimos siendo descalificados para actividades, trabajos y marginados en ambientes escolares y laborales. Por ello, salir del metafórico y pesado armario sigue siendo una lucha, y como ya he dicho, se va saliendo no una vez, sino varias: con la familia, con los amigos, con los compañeros de escuela y trabajo.

Hay tantas y tantas ocasiones en las que uno tiene que dejar pasar un comentario hiriente y malintencionado porque no se está en un lugar seguro, donde mostrar nuestros colores es peligroso, que uno o una siente que se tiene que esconder. Vivir con ese miedo es horrible, y seguirá pasando hasta que esta sociedad acepte que la diversidad existe, que es natural, inevitable, y que no tiene nada de malo.

También lo hemos comentado en este espacio, la orientación y la identidad se van desarrollando junto con nosotros, y puede ocurrir desde la infancia en algunos casos, o florecer con la adolescencia. Existen infancias Trans y Gay y Les. Recomiendo el excelente reportaje de canal 22 al respecto, subido a youtube el día 16 de junio de este año: https://www.youtube.com/watch?v=ve5YwiYrMjQ

Los que suele suceder, es que cuando alguien diverso en su identidad, orientación o expresión de género empieza a manifestar que no es, ni quiere ser, ni será una persona Heterosexual Cisgénero (una vez más, el 95% de la población sí lo es, y el pequeño porcentaje de los que no lo somos no representa un riesgo para nadie), es que la familia o lo minimice, hasta el grado de la invisibilización; o que lo reprima, con regaños que traumatizan, con chantajes que causan sentimientos nde culpa interiorizada, con agresiones que destruyen la unidad familiar o con violencia, que a veces llega a matar.

Y las manifestaciones diversas en identidad y en expresión pueden empezar a aparecer ANTES de que sepamos siquiera qué es el sexo y cómo funciona. En serio, nos gritan como insulto que uno es Gay, Lesbiana, Marica, Marimacha, Rarito, Muerdealmohadas, Tortillera, Machorra, etcétera, cuando uno ni siquiera qué significan esa palabras, por el simple hecho de preguntar por qué es obligatorio expresar el género como todos los demás; cuando uno pregunta por qué no puede jugar rudo con los niños, o jugar con las niñas, o ponerse tal o cual prenda de tal o cual color. No sabemos qué significan las palabras, pero el odio con el que vienen acompañadas nos está diciendo que es malo, vergonzoso y terrible. Esas palabras se pegan muy duro en nuestra mente y corazón.

El mayor trabajo de las personas que van a vivir fuera de la norma tiene que ser interior. La verdad, es que hay poco apoyo para realizar este trabajo, que requiere de informarse (lo cual, en una sociedad que padece de infodemia, y donde circula mucha información falsa, ya es bastante difícil) e ir identificando en un@ mism@ qué es lo que quiere, hacia quién o quiénes siente atracción, cómo se quiere un@ vestir, expresar, a qué se quiere dedicar. Sin una buena guía, este proceso es extenuante, y por prejuicios y por una cultura intolerante, muchos padres, incluso los más amorosos, no están preparados para apoyar a sus hij@s al respecto, al igual que muchos maestros, incluso los que son excelentes en el aula, no saben cómo manejar la situación en el entorno escolar.

Existen (y ha costado mucho trabajo) leyes contra la discriminación, pero igual que el Reglamento de Tránsito no evita un accidente, y que el Código Penal no evita un delito, las leyes contra la discriminación pueden prevenir y sancionar una agresión, pero no pueden evitarla. Por eso debemos cuidarnos mucho, cada quien a sí mism@ y unos a otras.

Así es que, habiendo pasado por unas primeras experiencias que nos pusieran dentro del closet, ya sea por invisibilización o regaños, en el momento de nuestra adolescencia en que tengamos claro qué es lo que queremos, o al menos cuando tengamos claro qué es lo que no queremos, recomiendo, basado en los testimonios de muchos y muchas personas a las que conozco, hacer esto de forma gradual, sondeando el terreno, ir manifestando nuestras expresiones poco a poco, porque una salida explosiva puede acelerar o magnificar una respuesta negativa.

Cada caso es único y no puedo hablar por tod@s, pero lo cierto es que se siente, desde el fondo del corazón de cada quien, cuales personas son las que nos apoyarán y quienes no. Cuando esa intuición falla y quien esperábamos que nos respaldara nos abandona, es la peor sensación de traición que se puede sentir. Recomiendo que seamos cautos y cuidadosas; recomiendo que antes de hacerlo, hagamos un trabajo interior profundo para estar seguros de nuestras convicciones, de nuestras identidades, para que ninguna reacción o chantaje nos haga dudar o reviva la culpa y el miedo. Recomiendo también antes haber formado una red de apoyo con personas diversas o aliadas para no estar sol@s y tener donde caer si las cosas salen muy mal, pero sobre todo…

Sobre todo te quiero decir que eres una persona valiosa, maravillosa, y que eres capaz de recibir y merecer el amor que quieras darle al mundo, y que cuentas conmigo y con todas las personas que han aprendido, a veces por las malas, que sólo el amor salva y cura.

Artemis Switch.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×