LA “I” EN LGBTTTIAQ+

LA “I” EN LGBTTTIAQ+

Bien, literalmente, en este momento, hay que ponerle el pinto a la “i”, de Intersexual.

En este momento es noticia los problemas en los que se metió un profesor español por decir, con todas sus letras, que SÓLO EXISTEN DOS SEXOS, lo cual es, en principio, una falsedad que viene de la heteronorma, pero como dijo el descuartizador, vámonos por partes.

Hay que diferenciar, UNA VEZ MÁS, que sexo es Biología, que género es Cultura, y que la expresión de género es un Derecho Humano. Si no partimos de este principio, no vamos a llegar a ningún lado.

Y sí, el 99 y más % de los seres humanos pueden estar completamente, desde un punto de vista biologicista, divididos en la dicotomía de los cromosomas XX y XY, ¿pero saben qué?, ni la biología ni la vida son tan simples.

Porque, siendo exactos hasta el límite, existen hasta seis, sí, SEIS sexos biológicos, por lo menos. XX es sexo femenino, XY es masculino, mujer y hombre, peeeeero…

Existen personas, identificadas de principio como mujeres, que nacen con sólo una X, sin la segunda, que debería haber venido del genoma de su padre biológico, y se llama Síndrome de Turner, y que da como resultado personas de apariencia de niña, que no desarrollan sus características femeninas en la pubertad, que no menstrúan, que tienen deficiencias de hormona de crecimiento y que pasan de la niñez a madurez sin pasar por la plenitud, a menos que sean diagnosticadas a tiempo y puedan complementar su desarrollo con terapia hormonal. Esas personas están en un espacio intersexual, y existen fuera de la dicotomía tajante de XX y XY.

También existen las personas, identificadas de principio como hombres, que tienen un cromosoma extra en el binomio que determina el sexo, los que nacen con un juego de XYY, con una dosis altísima de testosterona, que podría llevarlos a conductas auodestructivas y violentas de no ser tratados a tiempo, con todo tipo de preferencias sexo-afectivas. Estas personas existen y están también fuera de la dicotomía.

Y se pone peor, porque hay personas que nacen con un juego de cromosomas XXY, o sea, hermafroditas, o sea, no son como los casos anteriores, en donde algo falta para ser plenamente, desde el punto de vista biológico y hormonal, para ser mujer (desde el punto de vista biológico), o sobra hormanalmente en el desarrollo de la masculinidad, sino que tienen características de AMBOS sexos. A veces esto no se hace patente hasta la pubertad, pero sucede, está ahí, y cada persona en esa situación tiene el derecho de decidir por cuál sexo se decanta, o si le gusta y place estar “en medio”.

Y se pone todavía más raro, porque hay personas todavía más en medio, habiendo nacido con juegos de cromosomas XXYY o XXXY, lo cual desencadena un hermafroditismo más complejo. Así que hay, al menos en un pequeñísimo porcentaje de la población, al menos seis, sí SEIS sexos biológicos que pueden existir.  Esto sucede, esto es real, y esto hace necesaria la “i” de Intersexual en el acrónimo LGBTTTIAQ+.

No podemos negar que estas personas están ahí, y que tienen potestad para decidir sobre los tratamientos que les puedan ayudar a ser, a expresarse y a ejercer su sexualidad como prefieran. Que sean pocos no es importante, sino la libertad que cada persona tiene para decidir sobre su vida.

Como vemos, la dicotomía masculino-femenina no funciona ni siquiera desde un punto de vista biologicista. De todo hay en la viña del Señor, y eso es sólo desde la biología, en orientación y en expresiones de género, esto se complica, pero no debería de ser así. Lo que cada persona, libre y voluntariamente decida, sin afectar a terceros, es un derecho, es una decisión personal que debe ser respetada y protegida. es lo que es.

Así que no, la negativa de reconocer que cada persona tiene derecho a ejercer, manifestar y expresar su género como quiera, no tiene NI SIQUIERA fundamentos biológicos. La mayoría de las personas del mundo son y siempre serán Heterosexuales Cis, pero hay espacio para que las minorías puedan desarrollarse como prefieran, sin representar ni riesgo ni peligro para absolutamente nadie.

Las personas en un espacio intersexual necesitan que el gran público, que la sociedad entera, sepan que están ahí, que existen, y que tienen necesidades específicas a las que tienen derecho a tomar decisiones sobre su expresión de género y orientación, al margen de la Heteronorma, que ni los contempla, ni los representa.

La vida es compleja, y la sexualidad lo es más. Si no hay ni siquiera UN ÚNICO criterio en Biología, cómo esperan que haya un solo criterio ético y moral sobre quién hace qué con quién por dónde.

La “i” está ahí por una razón, y es hora de que nos eduquemos antes de agredir, criticar, descalificar y excluir. El mundo es grande y, créanme, tiene espacio suficiente para todos.

Artemis Switch.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×