De pequeño me decían…

De pequeño me decían…

El sexo es polémico (no debería de serlo); tener sexo sin culpa o compromiso es considerado malo (no debería de serlo); el sexo es un negocio de los giros negros (no debería de serlo); el sexo vende, y aquí no digo que deba o no deba de hacerlo, sino que lo que vende es un ideal poco realista, una simulación fantasiosa, que muchas personas confunden con la realidad, y en lo que se demuestra la falta de educación y la falta de etiqueta sexual.

Que el sexo sea omnipresente en los medios, no es educación sexual; mientras haya adolescentes y mujeres adultas que se sientan o sean obligadas a actividad sexual porque “se lo deben” a sus parejas, no habrá igualdad sexual; mientras exista un mercado negro de pornografía infantil, no habrá justicia sexual; mientras una sola persona sea discriminada por tener gustos o prácticas sexuales, ejercidas concensualmente y con responsabilidad, diferentes a las heterosexuales cisgénero, no habrá tolerancia sexual; mientras haya personas que crean mitos sobre virginidad, embarazo, mestruación, diversidad sexual y expresión de género, no habrá una verdadera educación sexual.

Recientemente se conmemoró otro 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres, y no, no había que felicitarlas, sólo desearles que su lucha avance y que su valor se mantenga. Sirve de pretexto para hablar de temas fuertes, porque la discriminación por género sigue existiendo para las mujeres Cis heterosexuales, imagínense qué tan real es la discriminación para las personas Queer, Trans y Homosexuales.

Un ejemplo que parecerá tonto, Sue Bird es el exacto equivalente en logros y títulos en las ligas profesionales de basquetbol de los Estados Unidos a LeBron James, y los ingresos anuales de una y otro no podían ser más dispares, en 2020, 11,356 dólares de ella, contra 370 millones de dólares él. Y quien diga que esto es sólo porque hay más televidentes para la liga masculina que para la femenina, está viendo una parte muy pequeña del todo. lo que no se promueve, no se vende. El público no está educado, y si el público fuera promovido como es debido, eso redundaría en un mayor negocio para todos, pero no, hay muchas cosas bajo el agua. El mismo esfuerzo merece la misma recompensa, y la disparidad de salarios y de reconocimiento entre hombres y mujeres es parte de la mala comprensión del mundo de lo que es o no una discriminación o un privilegio.

Leer algunos comentarios de facebook hacen que uno pierda fe en la humanidad: una chica señalaba la molestia que provocan las pastillas anticonceptivas, y la lata de tener que tomarlas todos los días, y un sujeto aprovechó para un ataque gratuito e ignorante: “¿A poco no te puedes pasar un día sin tener sexo?”. Para que se eduque el que no sabe, los anticonceptivos orales femeninos, para ser efectivos, se toman diariamente, tengas sexo tres veces al día o una vez al mes (o menos), da igual.

Sobre la legalización del aborto, la perspectiva cerrada de muchos es siempre poner toda la responsabilidad sobre la mujer que “abre las piernas”, sin contemplar toda la violencia sexual que existe en el mundo, y sobre todo que cualquier embarazo infantil es, haya sido como haya sido, un acto de violencia. La responsabilidad no es ni siquiera 50-50. En un mundo donde la violencia sexual existe, la maternidad forzada o la falta de medios para un aborto legal o la criminalización de las mujeres es una forma inaceptable de violencia institucional.

La pregunta es… ¿Qué tipo de educación sexual tuvieron, o creen que tuvieron, estas personas que niegan derechos a otras? Aclarando que, en algunos temas, particularmente en el tema de las personas Trans, quienes niegan que siquiera existamos, pueden ser tanto hombres como mujeres.

Cuando estaba en secundaria, había el mito (que no creo que se haya detenido), de que una mujer no podía quedar embarazada en su primera vez. No quiero imaginar cuántos embarazos no deseados ha provocado ese mito.

Sin una educación sexual verdaderamente científica, sin prejuicios y sin juicios de valor, no podremos pasar a temas más profundos, como la responsabilidad sexual, la responsabilidad afectiva, el libre ejercicio de los derechos sexuales.

En grandes partes del mundo, muchas mujeres, por ser mujeres, no tienen acceso a educación superior (a veces, ni a la básica), y las personas dentro del acrónimo LGBTTTIAQ+ son violentadas en ambientes laborales y escolares, al punto de ser obligados, socialmente, a realizar las labores donde “se sientan más a gusto”. No, y sin descalificar a la industria de la moda y a la honorable actividad de la peluquería (por no hablar de los giros negros), ahí es donde los mandan para estar a gusto ellos, los otros. Debemos tener el derecho a llegar a todos lados, hasta a ser subsecretaria de salud en los Estados Unidos, como la Dra. Rachel Levine, mujer Trans, que como ya dijimos, no está ahí ni POR ser Trans, ni A PESAR de ser mujer Trans, sino porque es una persona altamente calificada para el puesto, y el hecho de que sea Trans, o no, no tiene nada que ver con sus conocimientos ni capacidades.

Pero, el miedo paranoide que tienen muchos de que si se habla de las cosas, entonces, esa “ideología” va a “contaminar” a la población, va a producir una “degeneración” que “acabará con la moral y destruirá a la sociedad”. CÁLMENSE: Todo lo que queremos es que:
1. Todas las personas tengan la opción de desarrollar su identidad y expresión de género como ellas quieran, y que no sean discriminadas por ello.

2. Que todas las personas tengan absoluto control de su vida sexual, o sea, la libertad de hacer lo que quieran (dentro de un ambiente seguro, igualitario, recíproco, informado y consciente), pero sobre todo, la libertad de NO HACER lo que no quieran.

3. Que la educación sexual adecuada conduzca a eliminar conductas violentas, sexistas y discriminatorias en las nuevas generaciones.

4. Que la gente viva su sexualidad sin culpa.

5. Que la educación sexual ayude a reducir el comercio sexual y la trata de personas en el mundo.

Así, puesto de este modo, ¿en serio hay quien no quiera que haya una mayor y mejor educación sexual en este mundo?

Por favor, compartan, opinen, comenten. Quiero restablecer mi fe en las personas y en el mundo.

Artemis Switch

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×