¿SE PUEDE SER HOMBRE TRANS Y MADRE?

¿SE PUEDE SER HOMBRE TRANS Y MADRE?

Para responder en corto, tomando sólo en cuenta lo posible, y no lo probable, la respuesta es SÍ, se puede, ocurre, hay personas que lo han hecho, y va a seguir pasando.

Ahora, con los puntos sobre las íes, esto es lo que ocurre, y me pongo a mí por delante. Aunque desde los 11 años empecé a tener actitudes Trans de manera consciente (las inconscientes llevaban ahí desde antes de tener memoria), mi cuerpo evolucionó como el de cualquier niña y muchacha; pasé por la pubertad, pasé por la adolescencia, tuve una primera y no tan traumática como esperaba regla, me crecieron los pechos (que disimulaba con sudaderas pese al pinche calor), y sí, si hubiera tenido un encuentro heterosexual, podría haber quedado embarazado, pero no, ni fue el caso.

De los 11 a los 18 años, mi vida fue irme preparando yo, e ir preparando a los míos, para la transición que quería llevar a cabo cuando tuviera independencia, autonomía y recursos, que ha sido desde entonces mi transición para convertirme plenamente en un hombre Trans, pero ese proceso ha sido muy largo, y es difícil ponerle un punto final exacto y puntual, así que, en ese periodo de mi vida, fui una hombre Transgénero.

Volviendo a poner puntos sobre la íes, sí existen infancias Trans; sí existen niños y niñas alrededor del mundo que sienten o saben que los géneros Cis no son cosas para ellos o ellas; que no quieren verse restringidos ni limitados por las convenciones de género; que tienen intereses, actitudes, aptitudes y deseos que no encajan exáctamente en el espectro de “azul y rosa”.

Ojo, muchos de esos niños y niñas tampoco encajan en lo que llamamos Trans Cis, que es cuando sí quieres encajar en un molde de feminidad y de masculinidad convencional, pero empezando desde el género y el sexo contrario. Yo, por ejemplo, quiero ser lo más cercano al ideal que tengo en mi cabeza, corazón y partes reconstruidas a un hombre Cis.

Los que no tienen como ideal actitudes Cis entran en lo que se llama Expresiones Queer, que son tan válidas como cualquier otra, pero son más difíciles de definir, porque son fluidas; y más difíciles de representar, porque tienen menos referentes en la cultura popular.

Sí, tuve encuentros y aproximaciones a lo sexual con mujeres, pero hay diferencias sutiles entre hacerle el amor a una mujer como solo otra mujer puede hacerlo, y hacerlo con el ideal de hacerlo “como hombre”. Aunque sea sexo homosexual, o lésbico, yo nunca me identifiqué plenamente como lesbiana. Yo era un hombre Transgénero, adoptando y desarrollando las actitudes de un hombre Cis.

Más íes. No hay niños Transexuales, los hay Transgéneros, porque la Transexualidad consiste no solo en los cambios en vestuario, posturas, cabello, cosméticos y actitudinales de un espectro a otro de lo masculino y lo femenino, sino que incluye además los tratamientos hormonales y quirúrgicos para transformar el cuerpo, y si bien uno o una puede cambiar su identidad civil sin terminar, o en algunos países, sin siquiera iniciar esos procesos, la alteración del cuerpo es la diferencia entre lo Transgénero y lo Transexual.

Y aquí es donde las cosas se pueden poner complicadas, porque hay hombres Trans, que se han practicado la mastectomía radical, que se toman su tiempo para hacerse la histerectomía (extirpación de la matriz), porque, sabiendo que nunca podrán producir esperma, su única posibilidad de tener hijos será mediante el embarazo, y algunos así lo deciden. Si en las noticias ven un titular sensacionalista, con algo o mucho de morbo, de que un hombre Tran dio a luz, eso fue lo que pasó.

Hay casos contrarios, donde mujeres Trans, que ya iniciaron su proceso y tienen implantes de senos, antes de empezar la terapia hormonal que les baje a lo mínimo la testosterona, se dan la oportunidad de ser padres, aunque cuando los niños ya tengan edad para recordar, ya los habrán conocido con su identidad asumida y su transición completa, o tan completa como la hayan querido tener.

Porque no es de a fuerzas; cada persona decide hasta dónde tiene que ir para sentirse completo y realizado. Por ejemplo, yo ya estoy conforme con mi transición. Todavía hay cosas que pudiera hacer, y que he decidido no hacer (de eso hablamos largo y tendido otro día). Así que sí, hay hombres Trans que todavía pueden gestar (yo no), y mujeres Trans que todavía pueden embarazar. Esas son decisiones de cada persona Trans y de sus parejas. Otra opción es la de congelar esperma, óvulos o hasta embriones antes de llevar la terapia hormonal. Como ven, esto es complejo, y se presta a muchas conversaciones que requerirán madurez e información. Por fortuna, para eso existe este espacio.

Bien, ojalá esto que les cuento hoy sirva para aclarar dudas, y para dejar más dudas. Sólo la información completa, científica y honesta logrará que todas las familias que existen puedan desarrollarse de manera segura e integral en la sociedad.

Por favor, pongan en los comentarios del Blog, o en la Página Oficial de la Clínica sus dudas y comentarios. Estos son temas de los que tenemos que hablar mucho.

Artemis Switch.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

×