ACTIVISMO TRANS EN MÉXICO

ACTIVISMO TRANS EN MÉXICO

México es un misterio, es una paradoja, es el lugar más moderno y más tradicionalista; es el lugar más machista y el más homoerótico; es el país más rico y el de mayor desigualdad económica de Latinoamérica. En volumen, en proporción, los crímenes de odio a la comunidad Trans son mayores que en otros lados y, sin embargo, también es de los lugares donde la lucha por la igualdad ha tenido sus más grandes victorias y donde su activismo es de los más, redundando, activos e históricamente relevante.

Esto es delineante, es esquizofrénico, es inexplicable. Por un lado, México apoya a La Wendy Guevara siguiendo un reality show, adoramos a Juanga y damos reconocimiento a figuras del activismo como Kenia Cuevas, reconocida en enero de este año por el máximo galardón en Derechos Humanos de Francia y Alemania en conjunto, el premio Gilberto Bosques, en honor al diplomático mexicano del mismo nombre que fue el responsable de salvar a miles de refugiados, judíos, franceses y republicanos españoles, durante el principio de la Segunda Guerra Mundial y la ocupación alemana de Francia; mientras que por el otro, la lista de crímenes de odio no hace, sino crecer de manera alarmante, de manera indignante, de manera impune, pero no de manera sorpresiva.

Para demostrar el horror del mundo, cito los siguientes casos: 

“Karla Valentina Camarena del Castillo, defensora de los derechos humanos de la comunidad trans, fue asesinada a balazos el día 30 de marzo de 2020 en el municipio de San Felipe, Guanajuato”.

“La violencia en México es cada vez mayor y no ha disminuido a pesar de la pandemia de COVID-19. La última semana del mes de marzo del año 2020 fue especialmente trágica para los defensores. En apenas ocho días murieron en circunstancias violentas tres activistas. Primero se presentó el asesinato de Paulina Gómez, “guardiana del territorio sagrado de Wirikuta, y amiga del pueblo wixárika”: su cuerpo fue hallado el 22 de marzo, en El Salvador, Zacatecas. Tan solo un día después, el 23 de marzo, en Jiutepec, Morelos, fue asesinado a balazos Isaac Medardo Herrera Avilés. Posteriormente, se presentó el asesinato de la activista Karla Camarena, el cual tuvo lugar a la salida de un local de su propiedad, conocido como La Valentina, ubicado en San Felipe, Guanajuato” https://www.cndh.org.mx/noticia/karla-valentina-camarena-victima-de-transfeminicidio-mujer-transgenero-y-activista-por-los

Cabe destacar que Karla Camarena fue invisibilizada una vez más post-mortem. El gobierno de Guanajuato no reconoce el cambio de identidad civil, y reportó su muerte como la de alguien de sexo masculino. Digo, después de ser asesinada, parece una tontería, pero no lo es; ni siquiera como último deseo le respetaron su condición, algo que era el centro de su activismo. Eso es tener muy poca empatía y muy poca madre.

Por otra parte, para salir de la oscuridad, hay que seguir hablando de Kenia y su labor: 

“Cuevas es fundadora y directora de la Casa de las Muñecas Tiresias, que brinda un acompañamiento integral a la comunidad LGBTI+, a personas privadas de libertad o en situación de calle, a trabajadoras sexuales, pacientes con el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), consumidoras de sustancias y migrantes”https://www.forbes.com.mx/activista-trans-mexicana-recibe-premio-de-francia-y-alemania/

 También debemos mencionar el premio recibido por Bianey García en Nueva York, porque debemos contrarrestar cada agresión con un acto de amor; cada discriminación con un abrazo; cada lágrima con una sonrisa:

“La Secretaría de Relaciones Exteriores (SER) de México reconoció el trabajo de la activista transgénero mexicana Bianey García. La joven transgénero originaria de Veracruz recibió el premio Ohtli, un galardón entregado a los ciudadanos originarios de México por su labor a favor de las personas inmigrantes que radican en la ciudad en Nueva York”.

El premio fue entregado de manos de Diego Gómez Pickering, cónsul general de México en Nueva York; su entrega se realizó en el marco de la realización de la Marcha Anual Translatina, una manifestación llevada a cabo en el condado de Queen con el fin de viabilizar las necesidades y problemáticas de la población migrantes de origen latino que es transgénero, transexual o travesti”.

No es fácil, nunca lo será. Ser distinto en sociedades que pretenden ser modernas, cultas, educadas, informadas y progresistas, buena onda en lo público, pero que discriminan, invisibilizan, excluyen y agreden en la sombra, es algo pesado porque uno, una, nunca deja de estar a la defensiva. No se sabe de qué lado puede venir un abrazo, una sonrisa y un reconocimiento, y de qué lado puede venir el insulto, la calumnia, el acto violento o una lluvia de balas.

Esto es real, esto sucede todo el tiempo, esta es nuestra realidad. Nos cuesta confiar; nos ponemos en peligro cada vez que nos abrimos al mundo; existe una brutal diferencia entre ser Gay Guapo y Famoso y ser Juan Pérez Gay; existe un abismo entre ser Kathleen Jenner, anteriormente Héroe Olímpico, Blanco, Rico y rodeado de estrellas de la Farándula, a ser Migrante, No Blanco y Trans. Y miren que hablo desde mi privilegio socioeconómico; sin la herencia de mi padre, mi transición hubiera sido muy difícil, o quizá ni siquiera hubiera sido posible, igual que muchas cosas buenas que tuve en la vida.

Sigamos luchando porque la vida sea cada vez un poco más justa. Apoyemos a aquellos y aquellas que luchan todos los días por hacer que este mundo sea cada vez un poco menos terrible; abracémonos mucho, muy fuerte, cada que podamos y no permitamos que los pretextos, los prejuicios y la desconfianza nos mantengan como contrarios como enemigos, cuando todos somos poseedores de la máxima dignidad posible: Mastectomías, Vaginoplastias, Orientaciones Sexuales y Prácticas y Expresiones de Género aparte, somos seres humanos capaces de amar y de ser amados. No olvidemos nunca eso ni prefiramos cualquier otra cosa, porque esa máxima dignidad es lo que también nos mantiene humildes.

Artemis Switch.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *