QUERIDO AMIGO DE DERECHA

QUERIDO AMIGO DE DERECHA

Hola, te saludo. En estos meses la tensión política ha ido en aumento, y cualquier cosa que sirva para jalar votos es y seguirá siendo usada, tenga que ver con política o no. desgraciadamente, alrededor del mundo, uno de los sacos de boxeo favoritos para practicar los golpes electorales, es el tema de los derechos LGBTTTIAQ+, que aunque no vengan al caso, se usan para robar cámara a otros temas.

No estoy diciendo que la agenda de derechos de la comunidad sea más importante que otros temas en política y economía, pero es igual de necesaria. Recuerda, el nivel de democracia real de una sociedad, es cómo trata a sus minorías. Lo que cansa, lo que harta y desespera, es que es una forma fácil de ganar reflectores.

Existe la idea equivocada de que el dar atención especial a grupos específicos es privilegio. No. Privilegio es que des por sentado que los derechos que existen y te protegen, son los únicos válidos; que tu forma de vida nunca debe ser cuestionada, y que lo que la mayoría acepta como normal es justo sólo porque está normalizado.

No, querido amigo de derecha, que sea común que haya menos acceso a educación para las mujeres no lo hace justo; que la mayoría de las personas se oponga a la educación sexual integral en las escuelas no lo hace lo que deba suceder; que tú discrimines no hace que la discriminación esté bien.

Siempre hemos estado aquí los diversos, y siempre existiremos. Hay razones biológicas y antropológicas para ello, de las que hablaremos otro día. Hoy, te vengo a decir que el que un candidato, presidente o dictador salga con una Biblia en la mano, no lo hace una buena persona en automático. Quien se escuda en la fe para discriminar, no ha entendido la fe.

Que un candidato, o presidente, o cualquier funcionario sea miembro de la comunidad, no lo hace ni más ni menos capaz ni honrado de lo que sería si no lo fuera. La integridad de una persona en un puesto público no pasa por su preferencia. Es más, si el asunto es la moral sexual, hay muchos ejemplos de hombres poderosos heterosexuales y heteronormados que son confesos predadores sexuales. Confío más en la Primera Ministra Serbia, o en el Primer Ministro de Luxemburgo, que en el misógino de Donald Trump.

No estás protegiendo a tu familia al votar a favor quien nos agrede o a favor de quien nos protege; estás violentando la legitimación y normalización de familias que ya existen, formadas en el amor, y que sin protección de la ley, seguirán formándose y existiendo, pero siendo excluidas de las políticas de la seguridad social.

Cuando una directora de escuela le niega la educación básica a un niño por tener tendencia a formar parte de la comunidad, o por vivir en un hogar bajo la tutela de personas de la comunidad, no está protegiendo a nadie: le está cortando el futuro a un inocente y le estás enseñando a todos los alumnos que discriminar es correcto. No es protección, es daño (acaba de ocurrir y corregirse en Nuevo León).

Cada vez que te escandalizas ante los avances en el reconocimiento de que una persona trans pueda cambiar legalmente su identidad de género, no estás protegiendo a nadie. Me estás complicando la vida a mí, a tod@s los que son como yo. No somos much@s, pero el reconocimiento de la ley nos importa, nos significa que la sociedad reconozca nuestra existencia, nuestra identidad y libertad. A ti no te quita nada, nada en absoluto. Para mí es el sueño de mi vida; para ti es una oportunidad de juzgar la vida ajena; para los políticos es una oportunidad de votos fáciles, y en la mayoría de los casos, el asunto no les interesa, sólo lo usan para ganarse tu voto o el mío, según les convenga.

Discutamos esto de manera abierta, informada, justa. No nos dejemos manipular. Si podemos ponernos de acuerdo en este punto, quizá, y para bien de todos, como sociedad, nos podamos poner de acuerdo en todas las demás cosas que nos afectan.

L@s amo.

La Princesa Sapo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *