¡AY, MI PRÓSTATA!

¡AY, MI PRÓSTATA!

Hola a todos y todas, acá andamos, empezando fuerte, porque la incomprensión, la ignorancia y la discriminación no esperan, y mal se posteó mi primera participación ya cayó la primera joya de los haters, en particular me llamó la atención el comentario de alguien que obviamente no leyó el post, pero que decía, sin temor a equivocarse, que los hombres Trans no existen. No sabe lo que yo soy, pero él sabe que yo no existo.

La gran mayoría de los que entran a este blog que inició la Princesa Sapo (saludos y pronta recuperación tras su cirugía), ya saben de qué vamos y ya tienen idea de qué es lo que se discute y divulga aquí, pero como yo soy nuevo, empecemos desde el principio.

Un hombre Trans es una persona que inició su vida con los órganos de una mujer, y que fue criado en el espectro femenino del género, pero que con el tiempo y mientras crecía, se identificó con el espectro masculino del género y ha hecho cambios en su actitud, vestimenta, o en la alteración de su cuerpo, para acercarse cada vez más a un ideal de belleza y de conducta masculina.

O sea, no nací con próstata, nunca tendré próstata, jamás me dolerá la próstata… Si quien comentó supiera esto, podría haber hecho un comentario más acertado, diciendo que un problema de salud irónico en mi caso sería quistes ováricos o cáncer de matriz (que por cierto, ya no tengo); lo de un posible cáncer de seno tampoco me afecta ya, por haberme sometido a una mastectomía radical, además de que el cáncer de seno le da también a una pequeña minoría de hombres.

En serio, eso de no saber ni de qué se habla antes de abrir el hocico, evidencia uno de los grandes problemas de la comunidad Trans: Todos tienen una opinión, aunque no tengan ningún conocimiento.

  Una opinión sin fundamento no es una opinión, es un prejuicio.

Descalificar a toda una comunidad (que sí, es pequeña, pero acá estamos) sin siquiera saber lo que es, cómo viven, qué representan y quiénes son, sólo porque no quieres darte el tiempo de enterarte de ninguna de esas cosas, es algo prepotente, ignorante y ofensivo. 

Ojalá un día la vida nos haga coincidir, para que veas que existo, que tengo sustancia, que no soy un ser mitológico; ojalá un día puedas tener la oportunidad de conocer algo que está fuera de tu visión del mundo, y que sirva para que esa visión se expanda.

El mundo es un lugar grande, muy grande, y pretender que lo que no te pasa a ti, no existe, o que la manera en la que vives es la única, la mejor o la que todos debieran vivir, es ponerte muy en el centro de todas las cosas, no eres el centro del Universo (ni nuestra comunidad, lo sé).

Nosotros no negamos tu existencia, ni dudamos en automático de tu salud mental, ni cuestionamos cada una de las decisiones en tu vida acerca de cómo vives tu identidad y cómo expresas tu género.

Y no es que no lo hagamos porque TÚ, seas el normal, sino porque no existe lo normal, lo que existe es lo FUNCIONAL.

Y sobre lo que es FUNCIONAL escribiré el siguiente post, por si acaso sí lees este post y quieres seguirte informando.

Por si no te vuelvo a leer, baste decir que me partí de la risa cuando te “preocupaste” por mi próstata.

Por cierto, si ya estás cerca de los 40, te toca chequeo… Yo sí me preocupo por la tuya.

Atte. Artemis Switch, orgulloso hombre Trans.

Tags: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *