CIRUGÍA DE REASIGNACIÓN DE GÉNERO, ANTES Y DESPUÉS DE LOS GENITALES

CIRUGÍA DE REASIGNACIÓN DE GÉNERO, ANTES Y DESPUÉS DE LOS GENITALES

Hola, mis amores, aquí seguimos dando información fidedigna y de primera mano acerca de lo que es vivir una identidad Trans, porque esto es Identidad de Género y Expresión de Género, y esas dos cosas son independientes del juego de genitales con el que uno haya nacido, o los que se haya construido después. Lo importante aquí es quién sientes que eres y cómo te expresas ante el mundo, y eso es cultura, es psicología, son Derechos Humanos, es representación social… Todo esto es aparte de los genitales, que aunque tienen que ver con todo, no lo son todo.

Una vez más, Sexo es Biología, Género es Cultura y Expresión de Género es un Derecho Humano. Si no partimos de eso, no llegaremos a ningún lado. Yo, habiendo nacido dentro de los parámetros biológicos del sexo masculino, criada como varón, nunca me sentí identificado como hombre, y de ahí mi proceso. Estar identificado socialmente como miembro de un género, pero teniendo actitudes y expresiones del otro, es ser Transgénero (tenerlas de los dos, o pretendidamente de ninguno, o fluir entre ambos, es ser Queer o No Binario). Todos los Transexuales empezamos como Transgéneros, pero no todos los Transgéneros quieren hacer, y mucho menos hacen, la transición Transexual, que requiere de varios procesos hormonales, quirúrgicos y legales para llevar a cabo su Reasignación de Género.

Hay que decirlo: Nadie, Nadie, NADIE debe tener autoridad para decirle a otro qué hacer o qué no hacer con sus genitales, siempre y cuando lo hagan en privado a solas, o en compañía de personas adultas y conscientes que voluntariamente participen en lo que se meten. Legislar sobre la sexualidad es característica de regímenes totalitarios y/o teocráticos, que ya no deben existir en este siglo, y que, si me preguntan, no debieron haber existido nunca.

No, la Identidad es algo más grande y más complejo que el cuerpo con el que nacimos y sus limitaciones; el cuerpo es el vehículo del alma, y el alma no debe tener ni reconocer ni admitir límites. Mi identidad es algo que YO me doy, que YO decido, que YO construyo, y lo ÚNICO que le pido al mundo, es que lo reconozca.

Hay cosas que dependen de uno, y cosas que no. Pero si algo ha caracterizado a la especie humana es su voluntad, su ingenio, su arte y su ciencia para dominar a la naturaleza. Si es posible que volemos, que pisemos la luna, que descendamos a la Fosa de las Marianas, qué nos impide adoptar una identidad distinta a la que, supuestamente, deberíamos pertenecer.

Sexo y Género no son la misma cosa. El Sexo es biológico, el Género es una construcción cultural, y si puedo tomar, asumir, representar y expresarme culturalmente como se me dé la gana, entonces puedo expresarme en cuestión de género, como me nazca, como lo sienta, como me represente mejor y de la manera en que mi personalidad se sienta más libre y más completa.

Ni siquiera el Sexo es inamovible, existen 8 sexos biológicos, y aunque el 99% de las personas tengan alineados todos los componentes del sexo en una sola dirección (sexo genético, sexo cromosómico, sexo hormonal, sexo psicológico, caracteres sexuales primarios, caracteres sexuales secundarios, etc.), hay espacio para quienes nos quedamos en puntos intermedios. Y hay personas que están cómodas en el espacio liminal (intermedio), y quienes no, y entre esas personas estuve yo, que, afortunadamente, tuve la fortuna de contar con el conocimiento y los medios para que la medicina me favoreciera y me ayudara, y de vivir en un país y en un momento en que esa ayuda fue posible. Muchas personas en el mundo no tienen ni tuvieron ni tendrán esa suerte.

Y miren, esto es tan cierto, que si no existiera la posibilidad de ser Transexual, yo igual hubiera sido Transgénero. No es cosa solo de genitales, ni antes, ni después de operaciones y hormonas. Yo me siento una mujer, me identifico como una mujer y me expreso como una mujer,,, A quien no le parezca, que no le parezca, pero eso me hace a MÍ, frente a MÍ MISMA, una MUJER. Y quien me acepte es de los míos, y quien no, pues es su opinión, es su derecho y es su consciencia, pero ante la LEY, somos iguales, y si no me quieren en su casa, está bien, pero no me pueden evitar estar en espacios públicos, y estaré en sus escuelas, en las calles, en sus juntas vecinales y, en dado caso, en su boleta electoral (donde tendrán todo el derecho de no votar por mí).

Mis genitales no me definen. No lo hicieron antes, no lo hacen ahora. Ahora estoy más cómoda con mi imagen propia, y tengo más confianza para expresarme y para interactuar con otros, debido a mis cirugías, pero eso es aparte. YO SÉ QUIEN SOY. Y si se toman el tiempo para conocerme, hasta amiguis podemos ser (les juro que soy buena onda y que hago galletas ricas y que no se me olvidan los cumpleaños), pero esa es SU decisión. Yo no puedo hacer más que ofrecer mi amistad y mi cariño; cada quien es responsable de lo que acepta o no en su vida.

Antes o después de los genitales con los que nací, y de los genitales que la ciencia me reconstruyó, YO SOY YO, y no tengo otra cosa que ofrecer ni que entregar que lo que yo SOY, lo que yo CREO y lo que yo SIENTO. Y eso es MI verdad… Solo quiero que esa verdad cuente igual que la de cualquier otr@,

Perdón, me puse muy intensa, pero los quiero.

Su amiga:

La Princesa Judith.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *