DE GALANES A BELLAS

DE GALANES A BELLAS

Amad@s lector@s, aquí hay un tema que me toca mucho. En la división entre lo público y lo privado, muchas personas me han reclamado que por qué hago público mi proceso. lo hacen a pesar de que en este post no he dado gran cosa de información personal para que se me identifique, y aún así. El asunto es que no sólo quiero feminizarme para gustarme a mí, y a mi pareja; quiero vivir mi vida, en todos sus aspectos, desde una identidad femenina, y quiero ser aceptada así, si bien no por todos, por lo menos por la gente a mi alrededor y con la que tendré que tener contacto permanente u ocasional. Es difícil, ni siquiera me saluda el 100% de mi familia.

En este sentido, cuando una persona decide empezar a vivir su identidad Trans, hay una salida del closet a nivel social. Si la persona tenía desde antes algún tipo de fama, la situación se hace más complicada, porque por un lado, hay quienes les dicen que sólo quieren fama y que están “necesitad@s de atención”. La verdad es mucho más complicada, y que una figura pública haga, precisamente, pública su identidad Trans, sirve para visibilizar y normalizar que estas identidades existen. Eso no es poca cosa y todo suma, y como en todo, habrá quien lo haga mejor que otro, y habrá a quien le vaya mejor que a otra. Entre la lista de figuras públicas que han hecho recientemente su transición están:

 Caitlyn Jenner:

No hay nada más masculino que un campeón olímpico, pero, ¿es eso verdad? Las capacidades y aptitudes físicas son completamente aparte de las expresiones de género y las preferencias sexuales. La transición de Caitlyn fue mediática, quizá demasiado mediática, debido a que la familia Jenner es, desde hace años, material de prensa rosa por las carreras en la moda y la farándula de sus hijas Kendall y Kylie; pero después del impacto inicial, que fue muy fuerte, dada a conocer al mundo nada más ni nada menos que en una portada de la prestigiosa revista Vanity Fair, que fue básicamente una declaración de principios y gritarle al mundo “aquí estoy”, la presencia de Caitlyn ha pasado a segundo plano y le deseo de todo corazón que tenga la paz, tranquilidad y felicidad que su identidad anterior no le pudo dar. En un punto y aparte, la discusión sobre la inclusión de atletas Trans en competencias oficiales es ooootro tema que habrá que desarrollar después.

Morganna Love:

Miren, que los programas de canto no son lo mío, ya que adoro las versiones originales de las canciones (manías que me pegó mi hermano postizo), pero el programa de La voz, México, tuvo en el 2018 a una participante Trans, y de todo corazón le deseo a Morganna, que tiene una voz dramática e impresionante, una carrera fundada en eso, en su talento, fuera de polémicas, porque el reconocimiento último que los Trans queremos, es el de una aceptación real; no por moda, no por fuerza, no por ley, sino estar realmente insert@s en una sociedad donde géneros y preferencias sean algo que simplemente estén ahí, sin que nadie levante una ceja.

Felicia Gil:

Compositor de 74 años, que hasta que pasó del tercer piso en la vida, por fin pudo estar en sintonía con su identidad. Esto demuestra que la comunidad Trans no es un asunto ni reciente, ni de moda, sino que lo que ocurre es que apenas ahora se está hablando del tema, y que por primera vez, la comunidad Trans tiene las posibilidades para ser reconocida en esta sociedad. La verdad, es que un compositor conocido como “El Charro”, fundador de un grupo llamado “Los Caporales”, tenía una imagen pública muy masculina, lo que hizo más fuerte el shock para el público. Pasada la sorpresa, después de su transición, se ve genial, como la tía rica y descarada con un martini en la mano que todos necesitamos para que nos de un buen consejo alguna vez en la vida. 

Estos son casos más o menos recientes, que ya habrá oportunidad de hablar de Trans en la Historia, una sección del blog que tengo medio olvidada. Espero producir mucho antes de que septiembre me caiga encima. Estamos todos en el mismo barco, y no me refiero a los Trans en este momento, sino a que todas las personas, sean Cis, Trans, Heteros, Gays, Lesbianas, Bisexuales, Intersexuales, Pansexuales, Queer, Asexuales, de género binario o no binario, tod@s tenemos derecho a buscar la felicidad donde queramos y de conservarla donde la encontremos; a que nuestra vida privada sea privada, y nuestra imagen pública sea pública, sin que la manera en que sintamos y nos expresemos determine o condicione nuestra actividad profesional, ni sea motivo de discriminación o rechazo automático. A cada quien de acuerdo a su talento y experiencia, nada más debe importar.

Muy feliz de que la gente encuentre su felicidad y autorrealización, su amiga: La Princesa Sapo.

Tags: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *