DÍA MUNDIAL DE LA NO DISCRIMINACIÓN

DÍA MUNDIAL DE LA NO DISCRIMINACIÓN

Hola, estamos otra vez celebrando otra fecha, y es que los días para luchar en contra de lo que es injusto, son 365, a veces 366 días al año. Sí, una vez más nos van a decir que no es necesario, que la No Discriminación ya se logró, que tenemos un chingo de derechos y que ya los tenemos hartos, pero no, no a todo esto, no a esa idea, y la verdad, si estuvieran realmente hartos, ya habían cambiado muchas cosas.

Miren, cada quien desde su frontera, pero la discriminación es un monstruo horrible, tan horrible, que se esconde en “humildes opiniones”, de esas que se dicen después de “sin ánimo de ofender”, o después de un “yo te respeto a ti, pero…”. La discriminación es algo que se aprende, y se aprende a temprana edad y de manera incosnciente. Por eso es peligrosa.

Nadie quiere admitir que está infectad@ de esta práctica, pero existe y se replica e infecta a las políticas públicas. Existe cuando se tiene que legislar para que los partidos políticos y las administraciones públicas tengan una cuota de diversidad étnica, de género y de preferencia. En una cosa estoy de acuerdo con los que están en contra de esta cuota: Esa no es la solución. La solución, la que de verdad acabará con la discriminación, es que la persona más capáz, no “el amigo de”…, “el compadre de…”, “la sobrina o hija de…”, ocupe la posición correcta en partidos, empresas y gobiernos sin que a nadie le importe de dónde viene, cuál es su primer idioma, si es hombre o mujer, cuál es su preferencia sexual o identidad de género o si es de tez oscura o albina.

La capacidad de las personas no depende de ninguna de estas cosas. Lo que sí importa, es que en una Democracia Verdadera, todas las personas tengan las mismas oportunidades de llegar tan lejos como quieran o puedan. La razón por la que conmemoramos el Día de la No Discriminación es esa, asegurar que el piso esté parejo, al menos en lo legal, para que quien tenga talento y capacidad lo explote y desarrolle sin tener que luchar una pelea extra (o muchas) validando no lo que puede hacer, sino hasta su propia existencia.

Las personas tienen credos personales y religiones a las que se afilian; los gobiernos deben de ser laicos, o sea, gobernar para todos; las personas tienen orígenes étnicos y lingüísticos diversos; se gobierna para todos y se educa igual a todos; las personas tienen diversas maneras de entender y manifestar su masculinidad, su feminidad, o su fluidez entre estos dos espectros, y eso no es asunto de interés público, sino lo bien o mal que se desarrollen en su trabajo y su práctica profesional.

Si uno es una persona honesta, que obedece las leyes, que paga sus impuestos, que no le hace mal a nadie y que es responsable de lo que le toca hacer, y además, cuida a los suyos y contribuye a la sociedad como mejor puede y le sale, entonces, ¿por qué debería importarle a nadie si su credo, color, idioma, capacidades físicas, expresión de género o preferencia sexual o la manera en que prepara los huevos en la mañana es distinto al de la mayoría?

Hay discriminación por capacidades: Capacitismo; por origen étnico-lingüístico: Racismo; por clase socio-económica: Clasismo; por nivel educativo: Academicismo, y por expresión de género o preferencia sexual: Homofobia (quizá esta palabra no alcanza a reunir todas las discriminaciones que actualmente existen sobre expresiones y preferencias, porque incluso Hombres y Mujeres Heterosexuales Cisgénero la padecen, por no ser suficiente ni aceptablemente “masculinos” o “femeninas”, pero eso es lo de menos, se entiende a qué se refiere”). No podemos presumir de ser una sociedad moderna, democrática, justa y educada mientras esto siga existiendo.

La meta a muy largo plazo es que verdaderamente, más allá de la legalidad, la igualdad plena exista y reine en el mundo. 

Estamos muy lejos de eso, pero un día a la vez hay que hacer lo poco o mucho que podamos, por separado y en grupo; en la casa, la familia, la escuela, el templo, el trabajo y el gobierno, para que esto suceda al fin, y seamos hermanos y hermanas bajo el mismo cielo, cubiertos de forma equitativa por la misma ley, herederos y responsables de todo lo que hay en el mundo, y nos podamos mirar a los ojos y tomar de las manos con amor y en libertad.

Eso es lo que significa este día. Por el momento, sólo te pido que pienses en eso.

Artemis Switch. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *