EL ENEMIGO NO ESTÁ EN HOGWARTS

EL ENEMIGO NO ESTÁ EN HOGWARTS

Hola amig@s, una vez más, hay que hablar de representación en medios y del gran problema que tienen muchas personas para diferenciar sexo de género, y orientación sexual de expresión de género. El pretexto es, como se ve en el título, la regada continua de la escritora J.K. Rowling al hablar al respecto, que no la hacen una mala persona, sino un ejemplo de cómo cualquier persona, en cualquier posición, puede tener no muy claros los conceptos sobre la comunidad Trans, además de estar necesitando un poco de ayuda en su sensibilización y en su manejo de redes.

La primera declaración de Rowling que levantó polémica, fue con respecto a un cambio en la ley en el Reino Unido, donde se abrió la posibilidad de iniciar trámites para admitir el cambio civil de sexo sin haber pasado por los tratamientos hormonales y por las cirugías de reasignación de sexo. El asunto es polémico y me toca a mí en lo personal, porque para mí sí ha sido necesario llevar hasta el final mi transición, pero hay muchas personas trangénero que no sienten que todo esto por lo que pasé y estoy pasando sea para ell@s, y también tienen derecho a que su expresión de género Trans sea reconocida. Suponer que unos Trans deben tener más derechos que otros Trans sólo por cuestiones quirúrgicas es un asunto difícil, que desde ahorita les digo, depende más de psicólogos, sociólogos y abogados que de mí. 

Desde mi perspectiva, quizá la ley en Reino Unido se esté adelantando mucho, ya que hay que educar y sensibilizar mucho más a las personas antes de que l@s Transgénero puedan optar por el cambio civil de su sexo en documentos, y además, creo que primero hay que evaluar si de verdad es algo que la mayoría, o que un importante porcentaje de l@a compañer@s Trangénero quieran o necesiten.

En un mensaje muy desafortunado, Rowling escribe que si el sexo no es real, se está invisibilizando toda la causa feminista y se está quitando un elemento fundamental a la identidad de las personas. Aquí Rowling confundió Sexo con Género; una vez más, sexo es biología, género es cultura. 

El sexo existe, es una realidad biológica, y los géneros existen, nadie ha dicho que no; la comunidad LGBTTTIAQ+ siempre ha reconocido que existen, sólo que quieren añadir que no son fijos ni exclusivamente masculinos y femeninos, que hay un espectro entre esos dos polos donde caben más prácticas, expresiones e identidades que las de las personas heterosexuales Cisgénero. Eso es todo, y aunque sea difícil de procesar para muchas personas, creo que, en pocas palabras, no es tan difícil de entender.

Definir a las mujeres como “personas que menstrúan” fue otro desliz de la autora de Harry Potter, que podemos aprovechar para hablar de diferencias de grado, porque la definición es injusta con muchísimas mujeres. Las mujeres que aún no menstrúan o que dejaron ya de hacerlo, ¿son menos mujeres? ¿Qué sucede con todas las mujeres alrededor del mundo que, sin ser Trans, no lo hacen? Hay mujeres que por el método anticonceptivo elegido pausan su menstruación, mujeres amenorreicas o con síndrome de Turner (que es un estado intersexual) que nunca van a menstruar y que quieren ser reconocidas socialmente como mujeres plenas; y si entramos al plano de la fertilidad, una mujer infértil no es menos mujer que una fértil.

Si volteamos la situación (técnica muy útil desarrollada por las feministas), definir a un hombre como “persona que eyacula” o “persona que preña” es igual de injusto para estériles, impotentes o personas que han sufrido un accidente grave en su aparato reproductivo, que no deberían sentirse ni ser considerados “menos hombres”. Aquí se demuestra que la identidad y la expresión de género son reales y deben ser tomadas en cuenta; que el criterio simplemente biológico no alcanza a atrapar la complejidad de las condiciones humanas.

Sí, es cierto, como mujer Trans, yo he tomado como propias actitudes socialmente asociadas con el género femenino; he desarrollado aptitudes en mí que son asociadas con el género femenino; expreso mi sexualidad dentro del espectro femenino y construyo mi identidad alrededor de un ideal femenino. Yo he luchado porque se me reconozca así: eso es vivir una identidad Trans.

También es cierto que con todos los procesos hormonales y quirúrgicos que he pasado, y que con suerte concluyen en septiembre (échenme porras), voy a estar lo más cerca posible, con la ciencia actual, a tener un cuerpo casi completamente feminizado. Yo sé que no voy a lubricarme naturalmente; yo sé que no tendré un útero ni ovarios; yo sé que no menstruaré, y que el placer sexual que obtenga no será exáctamente igual al de una mujer de nacimiento. Yo sé todas estas cosas y las acepto, pero de todas formas, que alguien lo resalte tan a la ligera, sí es una gran falta de sensibilidad, sobre todo en estos momentos, y créanme, el propósito no es boicotear los libros de Rowling ni a ella. 

Yo no quiero castigarla; quiero sensibilizarla; y si no se logra que ella entienda nuestras posturas y reconozca como una opción de vida válida a los Trans, al menos, a través de esta polémica, que es puramente mediática, como lo fue en su momento el zapatista entaconada (hay un post al respecto muy atrás en este blog), si lograr con este escandalito abrir discusión sobre lo que significa ser reconocido como del sexo opuesto al asignado en lo legal, en lo cultural, en lo actitudinal, en lo conductual, en fin, a que es válido vivir de la manera en que uno quiera, porque los géneros deben ser puntos de referencia, no sentencias de por vida.

Muchos autores han tenido opiniones, actitudes, o han hecho cosas en su vida mucho más graves que tener poca sensibilidad en un tema o cometer un error común que comparte con millones de personas. Rowling solamente está demostrando una falta de empatía y de comprensión que no tienen nada que ver con su trabajo literario, que debe estar al margen de cualquier otra discusión. 

Ojalá que aprenda y recapacite o que por lo menos tenga la prudencia de no hablar al respecto de temas que la sobrepasan, porque tampoco es forzoso que ella, o ninguna otra persona, se sensibilicen a la fuerza, sino porque la sociedad avance hasta ser más inclusiva, tolerante y abierta. El enemigo no está en Hogwarts, está en una sociedad que no se informa y no tolera, lincharla en las redes no le hace bien a la causa; educar a las personas sí.

Dejo un link a un video de Celeste Griott al respecto, que está muy bueno y con el que estoy casi completamente de acuerdo (https://www.youtube.com/watch?v=7L-cmdSTEC0).

Desde la casa de Ravenclaw, su amiga:

La Princesa Sapo.

Tags: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *