EN ALGÚN LUGAR SOBRE EL ARCOIRIS

EN ALGÚN LUGAR SOBRE EL ARCOIRIS

196922 de junio, en algún lugar sobre el arcoíris…

Volviendo por un rato, extrañándolos mucho y repartiendo abrazos, acá estoy, su amiga, la Princesa Judith.


Muchos años han pasado desde 1969, desde el año en que perdimos a Judy Garland y desde que iniciaron los movimientos serios y organizados pro derechos de diversidad sexual. El mundo ha cambiado muchísimo, pero en otras cosas, no ha avanzado demasiado.


Ay, la verdad, es que cansa, cansa mucho tener que defender la propia existencia, una y otra vez, frente a diferentes personas que repiten y repiten los mismos argumentos una y otra vez; que no quieren entender, que se rehúsan a aprender, que no les satisface ninguna explicación, desde lo biológico, lo cultural, lo psicológico, lo médico… Un prejuicio no requiere evidencias, y parece que tampoco las acepta.


Sí, vivimos mejor que nuestros gaycestros, por lo menos en la parte occidental del mundo, pero no, todavía no vivimos en plenitud, en igualdad, todavía no estamos seguros, todavía nuestra integridad física, nuestra vida escolar, nuestra vida laboral y nuestra vida corre peligro, sólo por ser quienes somos.
Estoy sentimental, así que hoy pongo un poema y les mando besos, esperando que lleguemos pronto, o al menos algún día, más allá del arcoíris…

Peleamos por el derecho al fuego
la libertad del humo al aire
la garantía de tomarnos de las manos
y tocarnos incendiarios
sobre terreno minado

La Princesa Judith.

Un comentario

  1. Montse G. dice:

    Peleamos por el derecho al fuego
    la libertad del humo al aire
    la garantía de tomarnos de las manos
    y tocarnos incendiarios
    sobre terreno minado

    ¡Gracias Princesa Judith!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *