Historia Trans

Historia Trans

Es difícil, muy difícil hacer una historia de lo Trans, porque en la antigüedad se habló mucho de seres que cambiaban de sexo, y de dioses que quedaron embarazados (Loki, de Asgard, sin ir más lejos, o el propio Zeus que terminó de gestar a Dionisio dentro de uno de sus muslos y que engendró dentro de su cráneo a Athenea, a quien dio a luz con una trepanación). Pero, como siempre, los mitos son representaciones, exageraciones y versiones literaturizadas de lo real.

Desde siempre, desde que éramos un grupo de primates evolucionando hacia la conciencia y la cultura, hubo sexualidad alternativa; en los seres socialmente complejos, el sexo no es solo sexo; es una forma de interacción social, es política, son alianzas, es jerarquía en un sistema de dominación. El sexo, si se le añade cultura, es sexualidad, y si el sexo reproductivo se puede explicar en pocas páginas, la sexualidad de cada tiempo y de cada cultura da para la enciclopedia más sabrosa que se pueda redactar, algo que intentó Foucauld en su “Historia de la Sexualidad” (Ed. Siglo XXI en cuatro tomos).

Pero, más allá del sexo reproductivo y la sexualidad, con todas sus variantes, está la identidad y la expresión de género. Género se refiere a los roles dentro de un grupo social, desde la familia, en lo cercano, hasta el Estado, en lo público. Entonces, desde que la sociedad es tal, ha habido y sigue habiendo individuos que adoptan y expresan su género más allá de lo que, en su comunidad, en su cultura, es percibido como “femenino” y “masculino”, porque esto nunca ha sido una dicotomía tajante de blanco y negro o de azul y rosa… Esto siempre, siempre, SIEMPRE ha sido un espacio fluido, donde muchas culturas han dado un nombre y un lugar especial a quienes se expresan más allá del género: en las culturas americanas, se les llamaba “dos almas”; en Oaxaca, se les llama “muxes”; a lo largo y ancho del mundo, hay ejemplos de inclusión de lo no-binario y de lo Trans para escribir mil libros, pero la cultura vigente, heteronormada, restrictiva, punitiva y mocha, piensa que esto es nuevo, que esto es moda, que no hay razones biológicas y sociales bien definidas y fundamentadas para o Trans y lo No Binario, y que solo existe una manera “válida” de vivir y de sentir.

Ya con la tecnología médica más desarrollada, hubo personas pioneras en la cirugía de reasignación de género, que es algo completamente nuevo, esto sí, que le da una mejor oportunidad de desarrollo a muchas personas, entre las que me incluyo, para completar su transición de un género a otro. Como persona que ha pasado por un proceso de masculinización genital, puedo decir que estos procesos son complejos, extenuantes, y que, por todos los filtros y protocolos por los que hay que pasar, no es algo que se vaya a hacer “masivo” nunca; no es necesario para todas las formas de vivir una identidad Transgénero; no es algo por lo que cualquier persona pueda pasar. Si me permiten una comparación forzada, casi todos podemos tener actividad atlética, pero muy pocos podemos ser competidores olímpicos. La cirugía de reasignación de sexo requiere de un compromiso, de una dedicación y de un esfuerzo comparable a eso.

Y sería bueno que toda la comunidad conociera a quienes fueron pioneros en ser transexuales, como la legendaria Lili Elbe, quien, por 14 meses, vivió públicamente su identidad Trans antes de fallecer como resultado de una operación experimental; como George/Christine Jorgensen, que en los años 50´s pasó de ex-soldado a casi socialité. Esto es algo que lleva su rato gestándose; es la evolución natural de una tendencia social que viene desde el principio de la naturaleza: la ciencia y la medicina nos permiten explorar y expandir las posibilidades de nuestros cuerpos, y lo que es válido para unos (cirugías estéticas y reconstructivas), debe ser válido para tod@s (cirugías de masculinización y feminización). 

La revista Elle hace un recuento de personalidades Trans, y me parece excelente que estas historias se cuenten, para que los que somos alternativos a la dicotomía tajante masculino/femenina, sepamos de dónde venimos, y para que la gran mayoría Hetero Cis del mundo entienda que esto no es de ahora y que cada vez llegará más lejos: https://elle.mx/estilo-de-vida/2020/06/25/breve-historia-la-comunidad-trans-en-mexico-mundo/#:~:text=En%20diciembre%20de%201952%20se,primera%20plana%20de%20Daily%20News.

Por su parte, la revista Homosensual, recopila a algunas de las personalidades Trans más representativas de México, desde mi coronel, el revolucionario Amelio Robles, hasta el fenómeno del showbusiness Francis. México tiene mucha historia, y por supuesto, mucha de esa historia, es historia Trans: https://www.homosensual.com/cultura/historia/5-iconos-de-la-historia-trans-en-mexico/

Somos quienes somos por haber sido quienes antes fuimos. Cambiar es ser capaz de reinventarte, de convertirte en aquello con lo que soñabas; con conseguir lo que te decían que era inalcanzable; con intentar lo que te decían que era imposible y, si bien no todos llegarán al final, con intentarlo ya te convertiste en un peldaño que le hará el camino más fácil al próximo viajero.

El mundo cambia, nosotros cambiamos. Que mañana el mundo tenga lugar para tod@s, sin importar nada más que el bienestar, la justicia y la convivencia sana y pacífica, sin explotación, discriminación y violencia, eso es lo que debemos construir. La paz solo es posible si TODOS tenemos nuestro lugar y gozamos de TODOS los derechos.

Artemis Switch

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *