James Charles, el primer hombre en ser imagen de una marca de maquillaje (Cover Girl)

James Charles, el primer hombre en ser imagen de una marca de maquillaje (Cover Girl)

Hay que ser muy claros sobre lo que de verdad significó, en su momento, año 2016, que un jovencito de 17 años, artista del maquillaje, James Charles, fuera el primer modelo masculino de una marca de cosméticos (Cover Girl). Esto es más allá del escándalo, de la nota de prensa rosa, de la polémica barata. No hay NADA que sea ya absoluta o exclusivamente masculino o femenino, sino que cada quien podrá atraer para sí mismo lo qué quiera, cómo quiera, cuándo quiera.

Seamos honestos, mujeres cis y trans agradeceríamos mucho que los hombres cis, que son nuestro principal objeto de atracción, cuidaran más su aspecto. Aunque no niego que hay un atractivo intrínseco en los hombres rudos, agrestes, casi cavernarios, la verdad es que hace mucho que salimos de las cuevas, y un hombre que cuide su aspecto es muy atractivo; desgraciadamente, los hombres cis a veces piensan que dedicarle más de 15 minutos al espejo es síntoma de heteroflexibilización, por no decir que de mariconería, y se cierran de inmediato a la posibilidad.

Hombres cis, la vanidad en exceso, como todo exceso, es mala, pero la fodonguería también lo es, y más grave. No les pido (nunca lo haría) que se dediquen a su cuidado personal como si fueran estrellas de Pop Coreano, pero para ser atractivos necesitan más que un baño vaquero y un cepillazo de vez en cuando.

Los productos cosméticos no son para cualquiera; hay muchísimas mujeres, dentro de todo el espectro de preferencias y expresiones de género, que no los usan, que no les gustan, que no los necesitan, pero existe una presión social, por los estándares de belleza, que hacen que muchas mujeres se sientan presionadas para usarlos; de igual manera, esta decisión de la marca es importante por mandar el mensaje de que hay hombres, dentro de todo el espectro de preferencias y expresiones de género, que pueden sentirse cómodos usándolos, a pesar de la presión social que existe de que “los hombres no deben hacer eso”.

Seamos honestos, los dioses egipcios y los faraones usaban maquillaje; los nobles ingleses y franceses se maquillaban; la mayor parte de lo que hoy identificamos como exclusivamente femenino, como los zapatos de tacón, se inventaron para las mujeres. El rechazo al maquillaje es occidental, es moderno, y entra dentro de lo heteronormado, que es uno de los pensamientos que más dificultan las saludables decisiones propias e individuales de cada persona dentro de las opciones que tiene para expresarse cómo quiera, sin que le deba importar a nadie más que a sí mismo y, si acaso, a su pareja sentimental.

James Charles, por si lo buscan, tiene más de 18 millones de suscriptores en su canal de consejos de belleza; es un hombre gay cisgénero (con algún desliz heterosexual de vez en cuando, según declara), y es una celebridad que brilla con luz propia. Sus consejos van para todo tipo de usuarios, desde artistas del DRAG hasta hombres heterosexuales cisgénero que podrían necesitar o beneficiarse con un ligero retoque que les ayude a esconder o a resaltar lo que quieran en su apariencia, pasando, claro, por las cien mil maravillas que puede hacer con un rostro femenino o feminizado, que son IMPRESIONANTES.

El punto es que las personas estén abiertas a que tienen opciones reales, y que tienen libertad absoluta de tomarlas o no sin que nadie los juzgue o limite. Eso es lo que la portada con el rostro de James Charles quería representar, y lo representó para muchas personas.

Por la boca muere el pez, y Charles ha hecho algunas declaraciones polémicas, pero si le buscan algún detalle a cualquier persona con lupa, algo va a salir. Como artista del maquillaje, sea o no un área de tu interés (del mío sí lo es), es una persona de gran talento. 

Cover Girl, o sea, “Chica de Portada”, tomó una decisión correcta al tener un Chico de Portada, porque de eso se trata la diversidad, la libertad y la expresión libre. ¿Que fue una decisión mercantil?, sí, definitivamente, cualquier decisión de una empresa que vale miles de millones, lo es; ¿Que subirse al tren de la diversidad fue pura pose por negocios?, puede que en una gran parte sí, pero no en todo, ni para todos. Con lo que quiero concluir es que, hombres dentro de todo el espectro, el maquillaje no muerde, y si invertir en tu imagen te hace sentir mejor, con más seguridad, confiado, y verte más atractivo, no tengas miedo ni prejuicios. Recuerda, Vin Dissel y La Roca, en las películas de Rápido y Furioso, pasan mínimo una hora en la silla del maquillista antes de salir a grabar.

Reacomodando su neceser y haciendo lista de compras de maquillaje, su amiga:

La Princesa Sapo.

Tags: , , ,

Un comentario

  1. Maily dice:

    Buenísimo el articulo. Un cordial saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *