LA CULPA ES DE LOS PROGRES

LA CULPA ES DE LOS PROGRES

Pues bien, todo el escándalo alrededor de la escena del beso, la sugerencia de la boda, y la familia homoparental en la película de Buzz Lightyear vuelve a dejar de manifiesto que hay algunos temas en los que estamos muy atrasados. Sí, Disney ha mostrado un comportamiento ambivalente con respecto a la comunidad LGBT en los últimos tiempos, y Pixar ha mantenido una sostenida tendencia a mostrar la diversidad como parte de su narrativa. 

Pixar y Disney no son la misma compañía, no comparten los mismos valores, y aunque legalmente una es dueña de otra, sus diferencias ideológicas se están poniendo cada vez más de manifiesto. Desgraciadamente, esta controversia no se va a resolver con argumentos y con contraste de ideas, sino simplemente por el tema de si la película de Buzz Ligthyear genera o no genera suficiente dinero.

Sí, muchos cines, e incluso países, han negado la distribución de la película en su territorio con el argumento de que promueve una agenda de género. Existen más modelos de familia, lo cual es una realidad, y hacerlo parte pequeña, pero significativa dentro de la trama, es considerado como propaganda. 

La negación sistemática de que existen más modelos de familia y más sexualidades que el heterosexual cisgénero no es llamado propaganda, a pesar de que, si atendemos a la definición, si lo es, porque proyecta una visión sesgada, excluyente, ideologizada de la realidad. Cada vez que los medios niegan que nosotros existimos, están tácitamente propagando la idea de que no deberíamos existir, o mandan el mensaje de que, existiendo, no tenemos lugar en el discurso público y en la representación mediática de la realidad. Con perdón, eso es propaganda.

Y bien, ya lo hemos dicho, si queremos contenido a nuestra medida, debemos convertirnos en generadores de contenido y en productores de contenido. Eso podría ser una opción muy sana, sin embargo, alejar los mensajes y los contenidos unos de otros, creando mercados de nicho, nunca se ha resuelto los problemas de discriminación en el mundo. Tenemos que poder discutir las cosas de frente, con madurez. 

El argumento de “¿cómo le voy explicar a mi hijo que dos mujeres se besan?”, demuestra la falta de recursos que tienes como padre. En la vida, en la calle, en la escuela, en el ambiente de trabajo, en algún momento, más tarde o más temprano cualquier niño o niña va estar enfrente de una inocente demostración de afecto entre personas LGBT, y si tú me enseñaste que eso no se habla, eso está mal, que es un pecado, va a desconfiar de todas las personas que sean distintas a él o ella, y entonces no estás transmitiendo valores, estas transmitiendo prejuicios y odio. 

Pero seamos honestos, la niñas y los niños van a ir a ver la película por el gatito robot, por las naves espaciales, por la inmensa calidad de la animación de Pixar, por tener aventuras; solamente van a percatarse de que algo inusual en el beso que se dan las dos compañeras de Buzz por el escándalo que hagan los adultos a su alrededor. 

En serio, los niños ni siquiera lo van a registrar. Los que sí lo registramos somos todos aquellos que hemos vivido en otros modelos de conducta, y podremos por fin sentir que se hace un reconocimiento de que existimos y podemos estar en cualquier lugar y que deberíamos poder manifestar nuestro afecto de una manera tan libre y natural como cualquier otra persona, y eso, ese detalle de tres segundos, es importante para nosotr@s, pero ni los que están a favor de este mensaje, ni los que están en contra de este mensaje, lo están viendo en su justa proporción. 

Es simplemente un detalle, una pincelada dentro de un cuadro muy grande, que no merece ni todo el escándalo a favor, ni todo el escándalo en contra que está provocando. Sí, definitivamente, a pesar de haber pasado el mes de orgullo, como sociedad, estamos manifestando que hay muchos temas de los que todavía no podemos hablar tranquilamente. 

Sí, ya sé que hace dos meses dije que no eran solo monitos, pero hoy les digo que a veces un beso de piquito, es solo un beso de piquito y ya.

Artemis Switch

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *