LA VIDA COTIDIANA DE UNA MUJER TRANS

LA VIDA COTIDIANA DE UNA MUJER TRANS

Gente bonita, antes que nada, quiero recomendar la el artículo de La Vanguardia sobre lo que le pasa a un hombre Trans, y haciéndome la vida fácil, voy a compartir mi experiencia personal como mujer trans sobre esos mismos temas: https://www.lavanguardia.com/vivo/20180511/443472794771/manual-hombre-transexual.html

DEFINIRSE: Es una presión constante de la sociedad, de las personas a tu alrededor, el que te definas: no sólo te EXIGEN que resumas la complejidad de tu sexualidad, sentimientos y preferencias en categorías rígidas que ellos puedan comprender. A veces, descalifican cualquier cosa que les digas, y la mayoría de las veces, ni siquiera les importa tu respuesta, sólo quieren reafirmar que “estás enferm@”, “eso no es verdad”, “estás confundid@”, “eso ni existe”. Las definiciones hay que usarlas en lo clínico y en lo jurídico, sirven como elementos de identificación y de comunicación, pero las personas son complejas, e incluso para la persona más promedio del mundo, insistir en que se defina en términos estrictos y limitados, sería injusto. Conforme avanzas en el camino, las etiquetas importan menos. Soy una mujer trans, y todos los demás detalles al respecto, no deberían de importarle a nadie. de INFANCIA, ADOLESCENCIA Y FAMILIA ya hable en el post pasado, así que vámonos con;

LA OBSESIÓN POR LOS GENITALES: Ya lo he dicho antes, no debemos genitalizar ni el sexo, ni el género. Que lo que tengas entre las piernas defina cómo te debes comportar, quién te tiene que gustar, cómo debes vivir, es una dictadura del cuerpo. El cuerpo no nos define, y toda la experiencia humana se trata de explorar posibilidades. Yo estoy compartiendo mi proceso en la cirugía de reasignación de sexo, porque es lo que YO quiero y lo que funciona para MÍ. Me abrieron este espacio para dar información y para explicar de manera personal y comprensiva cómo se vive un proceso así, y nadie está obligad@ ni a leerme, y menos a creerme. En realidad, lo que cada quien haga con su cuerpo, voluntaria y responsablemente, no es asunto de nadie. En mi vida personal, me molesta mucho que alguien a quien no conozco, o apenas conozco, y de quien desconozco sus intenciones, me pregunte morbosamente qué hago con quién por dónde… NO ES TU ASUNTO.

LOS BAÑOS: Este es un tema complicadísimo. Como ya tengo muchas partes del cuerpo feminizadas, entrar al baño de hombres es, en el mejor de los casos, incómodo, cuando no peligroso. Muchos se sienten conflictuados o invadidos si me ven en uno, y por otra parte, en los baños de mujeres, la reacción más común es la de rechazo, porque “no pertenezco ahí”. Estoy de acuerdo con la opción del tercer baño, el individual, de usos diversos, no sólo para la comunidad Trans, sino para hombres con hijas pequeñas, mujeres con hijos pequeños, y hombres y mujeres con padres o madres ancianos que requieran ayuda. El tercer baño resolvería muchas cosas.

ENCONTRAR PAREJA: Sí, he tenido parejas; no, no voy a hablar de ellas en particular; sí, han sido hombres cisgénero, o casi completamente cisgénero, y mi sueño es estar muchos años con un hombre varonil que no le importe que yo sea una mujer trans y me acepte tal como soy, sin engaños tipo Madame Butterfly. En un post pasado dije que mi máximo era Lenny Kravitz, y ahora lo es Idris (papacito) Elba.

CONVIVIR CON MUJERES CIS: Sí, tengo un par de buenas amigas Cis, pero aunque nos queremos mucho, todavía no me siento “una del club”, espero que eso cambie pronto. Con quien me siento más cómoda es con mi hermano postizo, con quien tengo una confianza absoluta y a prueba de balas. Las amistades y la confianza no tienen género, y cuando puedes ser y expresarte como quieres y sientes con una persona, eso es todo lo que necesitas.

LA SOCIEDAD PATRIARCAL: Ser una mujer Trans es enfrentarte cotidianamente con toda clase de prejuicios, micro-agresiones y rechazos. Existe la idea de que las mujeres somos menos, y que un “hombre” que se “sienta mujer” es una indignidad, que se convierte en violencia. Hay 99% más de probabilidad de que una mujer Trans sea agredida a que lo sea un hombre Trans. Definitivamente, esta relación injusta del poder en la sociedad es lo que hay que cambiar. Tod@s debemos ser libres de vivir como queramos, y de tener los mismos derechos y de gozar del mismo respeto.

Sobre las dificultades de vivir la identidad Trans en redes sociales ya hay un post completo, así que no me queda más que desearles a todas las personas el ejercicio libre de su sexualidad, de sus expresiones de género, del reconocimiento de su identidad. No hay nada que desee más que el que tod@s tengan en la vida el amor que se merecen.

Queriéndol@s mucho, su amiga: La Princesa Sapo.

Tags: , ,

Un comentario

  1. Ivanna Amairani dice:

    Cómo siempre, una muy buena y acertada lectura. Saludos a tod@s en el equipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *