LA VIDA ES DURA, PERO PUEDE SER PEOR INMIGRANTES

LA VIDA ES DURA, PERO PUEDE SER PEOR INMIGRANTES

Dejar la tierra que conoces, para empezar de cero, sin papeles, trabajando de lo que sea por el salario más bajo posible que te puede ofrecer el nuevo lugar, sin seguridad social, sin garantías, y siendo víctima recurrente de racistas, fanáticos y violentos que solo buscan una excusa para agredir. 

Y eso es algo que millones de personas han pasado y pasan en el mundo, cruzando el río Amazonas de Colombia a Brasil o de Venezuela a Colombia; el Suchiate de Guatemala a México o el Bravo de México a USA; o cruzando en barquitos improvisados con cámaras de llanta y botellas plásticas de soda por el Caribe o el Mediterraneo. Millones de personas son desplazadas por el odio, la intolerancia, el hambre, la pobreza o la guerra. Apenas empieza el año y ya se viene una nueva crisis humanitaria.

¿Y por qué hablo de esto aquí? Porque hay algo que complica todavía más la situación de ser un emigrante; cuando además de todo lo que tienes que pasar, aparte, eras discriminado donde estabas y serás discriminado a donde llegues por cuestión de género o preferencia. Todas las discriminaciones son graves, pero si le sumas unas a otras, si por cualquier motivo no encuentran hacia ti empatía ni los propios ni los ajenos, entonces de verdad estarás sol@, y no hay cosa peor en el mundo.

Ahorrémonos los chistes de si Freefire nos preparó para la tercera guerra; dejen de ofrecer asilo en redes solo a Ucranianas solteras guapas y rubias, y canalicemos los #hashtags de moda para ser verdaderamente solidarios, no solo con el refugiado de la guerra en turno, sino con tu herman@ que, literalmente, es tu vecino y alguien a quien puedes ayudar sólo extendiendo una mano.

II

¿Dónde están las feministas ucranianas?

Uno de los argumentos más idiotas de la masculinidad tóxica es decir que dónde está la igualdad de género de las activistas cuando estalla una guerra y hay leva; preguntar si no es privilegio que las guerras las peleén los hombres. Queridas criaturas del señor, dejen les explico algo: Que no haya más mujeres en las fuerzas armadas, es en gran parte culpa del machismo de las fuerzas armadas.

Existen en cada país mujeres aptas para el servicio militar, con cuerpos y constituciones atléticas (estadísticamente siempre serán proporcionalmente menos que los hombres físicamente aptos, pero no es como que tampoco todos los hombres sirvan para esa chinga), y podrían hacer un gran trabajo… Si se sintieran seguras dentro del ejército, cosa que no ocurre como lo demuestra el caso de la soldado Vanessa Guillén, violada y asesinada por un compañero soldado dentro de su propia base (fuente: https://cnnespanol.cnn.com/2020/07/03/la-soldado-vanessa-guillen-fue-golpeada-hasta-la-muerte-en-una-base-militar-del-ejercito-dice-un-abogado-de-familia/). ¿Así dan ganas de ser mujer soldado, cuando no hay que cuidarse solo del enemigo, sino del compañero?

En google busqué la fecha de la nota que leí, y salieron casos similares en todos lados. Pongo el link a otro en territorio nacional, para que no salgan con la excusa de que “los gringos están locos”: https://piedepagina.mx/capitanes-de-la-sedena-son-sentenciados-a-30-anos-de-prision-por-el-feminicidio-de-mujer-soldado/

Aparte, según la política “don’t ask, don’t’ tell” (ni digas, ni preguntes) de las fuerzas armadas gringas, una persona LGBT que YA SIRVIÓ en sus filas, que YA PELEÓ en sus guerras, puede perder su pensión, o que le cobren su ayuda para pagar la universidad que ya había sido usada, si sale públicamente del closet. No, no es cosa de que solo los machos Hetero Cis sirvan para la guerra, los ejércitos sistemáticamente rechazan voluntarios y voluntarias, y se pavonean de hacerlo.

Las mujeres, y miembros de la comunidad LGBT, han tenido participaciones importantes en las guerras, sobre todo en las milicias guerrilleras de resistencia a ocupaciones, pero sus participaciones son barridas abajo de la alfombra. 

Se necesita más valor del que se piensa para participar activamente en una guerra siendo mujer o siendo LGBT, porque las mujeres, niños y niñas y personas Trans, en una guerra, no se ven como seres humanos, se ven como botín, como recompensa o peoresnada a la “varonil” actividad de andar matando gente. La historia reporta esto desde la Edad Antigua… A veces robar y violar mujeres no era la recompensa de la Guerra, era el motivo de la guerra.

Antes de opinar de algo que no sabe, piense en la situación de las mujeres que llegaron a esa zona de Europa huyendo de la “limpieza étnica” de las Guerras de los Balcanes, que incluían la práctica de violaciones masivas y tumultuarias; y la situación de las personas LGBT en Ucrania, que eran y son repudiadas por las existentes células fascistas locales, y en zonas de control ruso, serían discriminados.

La Guerra no es solo “asunto de hombres”.

En una guerra todo es pretexto, todos pueden ser víctimas, nadie está a salvo, y en un espacio construido para la violencia, nadie está a salvo de nadie.

Y aunque parezca que no tiene nada que ver, hacerte tolerante, resistente a odios infundados y heredados, y ser capaz de convivir y respetar a quien es diferente, hace más difícil que las guerras sucedan.

De verdad, espero que la paz se imponga. Esperemos que nuestra “generación de cristal” encuentre una manera de parar una guerra con alguna estrategia informática o económica que sea más efectiva que el icónico machazo Rambo.

Artemis Switch.

Un comentario

  1. This is the right website for anyone who wants to understand this topic. You understand so much its almost hard to argue with you (not that I really would want toÖHaHa). You certainly put a brand new spin on a subject that has been discussed for many years. Wonderful stuff, just wonderful! This is the right website for anyone who wants to understand this topic. You understand so much its almost hard to argue with you (not that I really would want toÖHaHa). You certainly put a brand new spin on a subject that has been discussed for many years. Wonderful stuff, just wonderful! נערות ליווי בחולון

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *