“…PERO ESA SOLO ES MI OPINIÓN…”

“…PERO ESA SOLO ES MI OPINIÓN…”

Detrás de las opiniones personales se esconden juicios y prejuicios que van dejando ver actitudes agresivas e intolerantes frente a todo lo que es distinto a lo que es común. Una parte importante de lo que significa ser parte de una minoría sexual es que parece que toooodos tienen una opinión al respecto. Es muy cansado tener que defender tu forma de ser, de expresarte y de sentir ante tantas intenciones “bienintencionadas”.

            Tener que aguantar comentarios de que un hombre homosexual no es un “verdadero” hombre, y que una mujer poco femenina no es una “verdadera” mujer, es pan de todos los días. A fuerza de tener que vivir en un ambiente adverso, muchos de los miembros de la comunidad tenemos que armarnos con verdaderas bibliotecas de argumentos antropológicos, históricos y sociológicos, que por muy profundos que sean, son desestimados con una facilidad insultante por quienes no quieren de verdad debatir con argumentos, sino sólo darle rienda suelta a sus prejuicios.

            Empezando por el principio, nuestras concepciones de lo masculino y femenino tienen su origen en las características físicas, en el papel que cada sexo juega en la reproducción y en las necesidades materiales de cada grupo humano, pero a partir de ahí, que algo sea preponderante o exclusivamente masculino o femenino es arbitrario: De la misma manera en que se decidió socialmente en occidente que las faldas son femeninas y los pantalones masculinos, se decidió qué colores eran de niño y cuáles de niña, y se decidió TODO lo concerniente a los géneros en un proceso antropológico a través de la historia. Los zapatos de tacón y el maquillaje eran originalmente destinados a los hombres. Todo cambia con el tiempo, pero hay quienes quieren que su concepción actual sea una verdad universal.

            Hay quien me haya escrito para deslegitimar la posibilidad de otros géneros o maneras de vivirlos algo tan tonto como: “Si yo digo que soy un pony salvaje y no se aprueba mi género. entonces no estarían negando lo que yo soy socialmente y eso sería discriminación”. Hay miles de memes en donde los que no son parte de la comunidad LGBT quieren hacer verdad lo que sólo está en su imaginación, que la lucha por el reconocimiento de identidades de género diversas sólo quieren legitimar caprichos ilógicos e irracionales.

            Las identidades de género no son arbitrarias; responden a necesidades concretas de colectivos de personas que se identifican, en un momento y en un lugar, con prácticas culturales espontáneas, reproducidas en el tiempo por varias generaciones, en distintos lugares. No son modas ni caprichos.

            La identidad homosexual e intersexual ha estado presente en varios momentos de la historia humana (recomiendo la lectura del libro Los gays en la historia, de Paul Tournier, para tener una perspectiva global). A veces ha sido aceptada, a veces perseguida, pero ni en uno ni otro caso ha dejado de existir. Aparece de forma constante, espontánea y repetida en todas las culturas, y en tiempos recientes, debido a las luchas por los derechos civiles y el derecho al libre desarrollo de la personalidad, la comunidad LGBT quiere legítimamente la integración total de las personas diversas a todos los espacios de la vida pública.

            Otra de las dificultades dentro de la diversidad es que los que opinan siguen genitalizando el género, comentando cosas como: “¿Sabían que la ciencia únicamente puede distinguir sexo masculino o femenino de los esqueletos? O sea que si uno de estos géneros variables mutantes del espacio con silicón y hormonas muere, en su esqueleto, solo se dirá hombre o mujer”. Lo cual muestra otra vez la incomprensión sobre el género. Sexo es biología, género es cultura… Y la antropología forense puede, con el estudio de los huesos, determinar muchas prácticas culturales del pasado. Recomiendo leer la noticia de la tumba del líder militar vikingo que resultó ser la tumba de una líder militar vikinga: https://www.lavanguardia.com/ciencia/cuerpo-humano/20170912/431214078630/guerrero-vikingo-mujer.html.

            Iré alternando más comentarios particularmente desinformados y/o malintencionados en los próximos posts del blog. Lo que sigue es dar una lista de todos los servicios médicos que existen hoy en día para que los miembros de la comunidad se acerquen físicamente a la identidad de género que psicológicamente tienen y a la que socialmente aspiran a que les sea reconocida.

            Mandándoles abrazos diversos y vikingos: La Princesa Sapo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *