LOS DÍAS AZULES

LOS DÍAS AZULES

Hola, seguramente la publicación de este post sea en la fecha de la que se va a hablar, el llamado “día más triste del año”, el “Blue Monday”, que es el tercer lunes de enero. Esta fecha tiene un origen polémico, porque fue determinado con fines publicitarios y para aumentar el consumo de servicios que buscan alegrar a las personas que están experimentando un bajón en su estado de ánimo por cuestiones exteriores. Ahorita lo explico mejor.

Resulta que, en un análisis de Big Data, alrededor de la tercera semana del año ya se ha diluido el placer de las fiestas, de la convivencia en familia o pareja, de las vacaciones o días libres, y empieza a caernos la perspectiva de que el año va a ser largo y difícil; resulta ser que el clima de enero, en el hemisferio norte del planeta, coincide con lluviosos días fríos y grises, que inciden en la melancolía, y que además, en una sociedad de consumo, es cuando caen los pagos de las tarjetas de crédito de todo lo que compremos en el entusiasmo de Navidad y Año Nuevo. Para terminar, aunque es algo que pasa alrededor de la tercera semana del año, se designó que fuera el lunes porque, como Garfield, mucha gente odia los lunes.

Como ingeniero, el rigor de las investigaciones que dieron este resultado me parecen cuestionables, pero sí, hay momentos en el año en que los estímulos externos favorecen o empeoran, en ciertas personas, estados depresivos. Antes de las fiestas, a quienes han perdido familiares; antes de San Valentín, a quienes recién cortaron, etc. Lo que hay que poner de relieve no es el fenómeno en sí, ni la intención con la cual se ha publicitado el Blue Monday, que es la de vender servicios recreativos, sino el punto central que es lo poco que atendemos la salud mental.

Todos experimentamos bajones en nuestro estado de ánimo, y la cultura de la masculinidad tóxica es que “aguantemos vara”, porque pedir ayuda, consuelo o intimidad emocional “no es de hombres”. Las chicas tampoco la tienen fácil, porque el estigma de ir a terapia refuerza la otra concepción Hetero patriarcal de que “todas las viejas están locas”.

Así las cosas, hay que hablar de salud mental en general. La dieta, los horarios, la sobre estimulación mediática, las fallas en la higiene del sueño (no es dormir más, es dormir bien), el estrés, la vida urbana, las situaciones familiares, causan subidas y bajadas de neurotransmisores. Si hay una fluctuación notable de Dopamina, Oxitocina o Endorfinas, ir con un médico certificado para que nos prescriba un medicamento psiquiátrico debería ser tan natural como ir con un doctor cualquiera para cualquier infección. Hay que normalizar esto, porque la salud mental no afecta a las personas de manera evidente, hasta que todo revienta.

Y luego, hay que hablar de casos particulares. Los Médicos y los Controladores de Tráfico Aéreo tienen mayor índice de suicidios; los Maestros tienen más índice de trastornos digestivos; los Músicos lesiones en el tímpano. Cada quien tiene sus dolencias y sus niveles de estrés particulares, eso es algo natural, pero aun así, recurrir a ayuda se considera “debilidad”, porque la gente que no los padece cree que con decir “échale ganas” o “no te sientas mal” basta para que los problemas, las sensaciones y los pensamientos se arreglen mágicamente por el poder del “pensamiento positivo”. Eso se llama “positividad tóxica”, y es algo que las redes sociales venden muy bien.

Y bueno, hablando de la comunidad LGBTTTIAQ+ en general, y de la comunidad Trans en particular, pues sí, nos enfrentamos a la depresión y al estrés de una manera diferente y particular. La vida escolar, salvo excepciones, suele ser más dura cuando uno o una va desarrollando hábitos, conductas y comportamientos distintos a la Heterosexualidad Cis; en el ámbito laboral seguimos siendo despedidos más que otros grupos sociales por causas menores en gravedad, o sin causas, en muchos casos; en la convivencia familiar, estadísticamente, sufrimos de un aislamiento y alienación mayores; en la vida pública somos juzgados con criterios diferentes que otras personas. Todo esto es un cóctel perfecto para una buena depre.

Si a eso le sumamos la condición hormonal de las personas Intersexuales y las hormonas externas de las personas en un proceso de Reasignación de Género, pues es más evidente que va a haber episodios depresivos, y hasta eso se usa de argumento en contra de la comunidad, pues muchos siguen diciendo que no ser Hetero Cis es “cosa de enfermos mentales”, de “degenerados”, de “gente enferma”.

No, no, no. Todos y todes, de un lado u otro del arcoíris, de todas las ideologías, credos, orientaciones y expresiones, debemos atender nuestra salud mental, debemos buscar ayuda cuando lo necesitemos, debemos tener acceso a servicios de psicología y psiquiatría, debemos tener comprensión sobre nuestros estados emocionales, debemos ser capaces de comunicar lo que sentimos sin el temor a ser rechazados o ridiculizados, debemos ser respetados como seres humanos con necesidades y padecimientos particulares y debemos poder recurrir a ayuda profesional sin ser rechazados o estigmatizados.

El día más triste del año puede ser cualquiera, por cualquier razón, para cualquier persona. El punto no es la estadística, el calendario, los hábitos de consumo; el asunto es que cualquiera, cuando se sienta abatido, desconsolado, falto de ánimo y de propósito, pueda obtener la ayuda que necesita y ser comprendido y alentado en lugar de sentirse peor porque no puede alcanzar la “normalidad” que solo existe en la mente de la gente positiva tóxica.

Lo normal es que a veces tengamos momentos tristes, e igual de normal debe ser comprar en la farmacia los neurotransmisores que nos falten; tomarse un día fuera o dos para sentirse mejor y agarrar vuelo; atender las emociones y los sentimientos con la misma normalidad que nos medicamos por una gripe. Eso es lo normal, o al menos, debería.

En este día que puede hacer parecer que estamos a medio gas, les deseo que busquen y encuentren lo que los haga y mantenga felices y de pie.

Artemis Switch

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *