ME VOY POR UN RATITO

ME VOY POR UN RATITO

Queridos lectores, comunidad diversa, haters regulares, amigos y amigas mí@s, en lo que escribo estas líneas, mi maleta ya está preparada. En este mes de octubre, dejo algunos post ya hechos, en espera de retomar la pluma cuando tenga fuerzas. No hay fecha que no llegue, en unos momentos más, iré a la Clínica del Dr. Nares a realizarme la operación con la que inicia mi última fase de transformación.

Ustedes más o menos me han llegado a conocer en este poco más de un año de compartir información, sentimientos, experiencias e historias. Sé que no he sido muy abierta, por motivos de seguridad, al no dar datos que permitan identificarme; sé que he hecho trampa, dando voz a otras personas como yo, al dar como propias experiencias que fueron de ellas, para mantener la narración en primera persona; sé que hay temas que pecaron de frívolos, y otros en los que el espacio no me dio para hacerles justicia y dejé muchas cosas en el tintero. A pesar de que sí cuento con el apoyo de la gente responsable de la página para corregirme, se nota que aún me falta mucho para ser escritora profesional, y por estas fallas o detalles, me disculpo, pero no me disculparé nunca de escribir lo que sí escribí, porque eso es lo que siento, y déjenme volver al tema.

Digo que más o menos nos hemos conocido en este año, que ha sido uno difícil como pocos en los últimos tiempos, y saben que he estado hecha un manojo de nervios, que he tenido miedos, inseguridades, dudas; es normal, es un cambio de vida, y por muy segura que una esté de que es el camino correcto, el camino amarillo a Oz, transitarlo, poner los piecesitos sobre él, no deja de ser intimidante. Agradezco sobre todo al personal de la Clínica, que han hecho todo lo posible para facilitarme el proceso, pero todo lo posible todavía no es suficiente. Hay que agarrar valor, esto cambia la vida para siempre.

Sí, ha hecho falta valor; esto es una transformación radical, significa tener partes nuevas, construidas a partir de las originales. No me he cansado de decir que la cirugía de reasignación es un milagro médico, pero por mucho que la conozcas, te la expliquen y la desees, al momento de acercarse las fechas, pues dan nervios, qué les digo. Una cosa es visualizarla y otra saber que en menos de 48 horas te vas a despertar de la anestesia habiendo pasado por una.

En lo que no estoy, les encargo por favor seguir informándose y compartiendo información sobre los temas de diversidad, aceptación, representación e identidad. Esto es bueno para todos, personas diversas o Cisgénero; personas identificadas plenamente dentro del espectro femenino o masculino; personas de género fluido; personas con todo tipo de hábitos y prácticas sexuales (de mucha preferencia ejercidas de manera responsable y segura); personas al fin y al cabo que hagan uso de su libertad para alcanzar lo que sea que los acerque a lo que consideren su felicidad.

El mundo es muy grande, y sí, tiene problemas más urgentes que los estudios de género, pero no me canso de decirlo: Si no podemos tener la mínima decencia en la manera en que nos tratamos un@s a otr@s, no tendremos elementos para trabajar junt@s en todo lo demás. Sí, la ecología y la salud son temas más urgentes, sería frívolo pensar que no, pero después de la urgencia, el punto de partida y de llegada de todo lo que hagamos deben ser los Derechos Humanos más elementales, la posibilidad de vivir en libertad y de ser felices.

El equipo de la página contactará a más personas para hacerme el favor de encargarse de los temas de octubre, que se publicarán en noviembre. Yo estaré reportando, en cuanto tenga fuerzas, cómo me recupero de la operación y las sorpresas que me dará el cambio. Como siempre, una cosa es pensar y desear los cambios y procedimientos, y una muy distinta es someterse a ellos. Ya leyeron ustedes todo lo que compartí en el post en el que hablé de mis implantes de senos. Niña con juguetes nuevos.

Bien, estoy divagando… han de ser los nervios. Les pido, aparte, que me deseen suerte, pronta recuperación, los mejores pensamientos que tengan para esta servidora. Yo les deseo todo lo mejor del mundo y que siempre puedan expresarse y sentir y relacionarse con los demás de una manera plena; les deseo que puedan convertirse en aquello que sueñan; les deseo que sean amados en la medida y de la manera en que necesiten, y que encuentren a alguien a quien amar hasta la felicidad más verdadera; les deseo una vida con pocos dramas y muchos finales felices, y en lo que llegan los finales felices, les deseo muchos orgasmos y encuentros saludables y placenteros.

Sigo divagando. No quiero decirles nada más en este día, más que los y las quiero mucho, sean cómo sean y hagan lo que hagan.

Deseándoles plenitud, paz y felicidad, su amiga:

La Princesa Sapo.

Tags: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *