Mes del orgullo ¿cómo surgió?

Mes del orgullo ¿cómo surgió?

Querid@s lecto@s, es hora de hablar de nuestro mes, junio, en el que se conmemora un hecho histórico para la comunidad LGBTTTIAQ+, que ocurrió en Nueva York, en el año de 1969, un año muy difícil para las minorías raciales, políticas y sexuales en el mundo en general, y en Estados Unidos en particular, y no es capricho meter todo en el mismo saco, porque el respeto a las diferencias es algo universal, así como la libertad de ser lo que se es y lo que se quiere ser.

Antes de avanzar, una recomendación: La Doctora Marina Castañeda escribió un libro testimonial, con elementos históricos y de su práctica profesional, que se titula “Una vida homosexual”, en la que vincula su vida con la evolución de la cultura LGBT, y es muy valioso, aunque todavía nos está debiendo a l@s trans algo más específico, es un material muy bueno y que recomiendo mucho.

51 años de pelea por ser reconocidos, respetados, integrados a la vida pública, no son pocos y faltan más. Este mes, en que los grandes desfiles en las ciudades más importantes del mundo no podrán realizarse por la emergencia del COVID-19, es momento de celebrarlo en redes.

La madrugada del 28 de junio, se intentó hacer una redada más a los lugares donde la comunidad Lésbico-Gay se reunía, en Greenwich Village, en Nueva York; estas redadas eran cosa usual, porque las demostraciones públicas de afecto no heterosexuales se consideraban faltas a la moral; porque no ser heterosexual era considerado una enfermedad psiquiátrica; porque los lugares de reunión clandestina no sólo servían para que se reuniera la comunidad Lésbico-Gay, sino la comunidad hippie, los opositores a la guerra, los militantes por los derechos civiles de los afroamericanos.

Sólo que esa redada se quedó en intento, porque por primera vez hubo una resistencia, se inició un disturbio, una escalada de violencia entre personas que defendían sus derechos civiles y la policía. Alrededor de 150 personas improvisaron una defensa, que tuvo como punto central el bar Stonewall; muchas de ellas fueron brutalmente golpeadas y arrestadas, pero el hecho llegó a la opinión pública y fue la causa de que se fundaran dos asociaciones que serían muy importantes: el Gay Liberation Front y la Gay Activists Alliance.

La primera marcha conmemorativa del hecho se llevó a cabo en 1970, por eso, que en el cincuentenario del hecho, no se pueda marchar por motivos de salud pública, es algo desafortunado, pero de peores hemos salido, chul@s; además, este año celebramos que Costa Rica se sumó el pasado 26 de mayo a la lista de países que reconocen el matrimonio igualitario, así que, pues unas por otras.

México tuvo su primera marcha hasta 1978, curiosamente sumándose a las marchas que conmemoraban la Revolución Cubana, cosas extrañas de la vida, porque en Cuba, en ese año, todavía existía una “Homofobia de Estado”, pero en fin, en ese momento, en México y el mundo, se trataba de sumar esfuerzos por un mundo mejor. Todavía quedan muchos temas pendientes, y no podemos olvidarlo nunca.

El día es el 28 de junio, pero los colectivos organizan eventos y actividades por todo el mes. La lucha que inició en 1969 no es la misma el día de hoy, porque fue evolucionando, junto con la comunidad, desde entonces. Lo primero que se pedía era el cese del acoso sistemático de la policía, que después se extendió, en San Francisco, con la libertad de postularse y ser elegidos a cargos públicos, lo que culminó con la elección de Harvey Milk como concejal en esa ciudad, y que fue trágicamente asesinado poco después; se extendió para cubrir todas las preferencias sexoafectivas, identidades y roles de género; se extendió hasta cubrir a cada una de las siglas del acrónimo, se empezó por la L y la G, pero se incorporaron poco a poco los Bisexuales, Transexuales, Travestis, Transgéneros, Intersexuales, Asexuales, Queers y a los no binarios representados por el signo de + (para entender lo que son cada uno de estos colectivos y cómo se relacionan, busque uno de mis primeros post en este blog).

Hay todavía ignorancia, desinformación y odio que eliminar. Me ha tocado escuchar demasiadas veces algo como “Orgullo es ser padre y profesionista, no que te den por el %&”. La palabra orgullo se eligió por designar el amor propio y la dignidad intrínseca de cada ser humano, algo que era negado por una sociedad que podía (en 1969 en muchos lados, actualmente en menos, pero siguen ahí) condenar a prisión por años a dos adultos homosexuales que tuvieran DE MANERA PRIVADA Y CONSENSUADA. 

Explíquenmelo ustedes: si son adultos, si están de acuerdo, y si lo hacen en privado, ¿no es una falta a su dignidad como personas juzgarlos y condenarlos por ello, además de violatorio a su libertad, al ejercicio de su personalidad y a la autodeterminación de sus actos? No, la palabra ORGULLO está bien puesta ahí. Si bien es sexo es un asunto delicado y es mejor reservarlo a lo privado, de la derogación de esas leyes injustas, nos pasamos a otros derechos más subjetivos, que son el derecho a la identidad y a la expresión de género.

Mi identidad y mi expresión de género deben ser libres, y ni yo ni nadie debe ser restringid@, limitad@ ni condicionad@ por ello para desempeñarse en lo social, laboral o familiar. De eso se trata la lucha que se conmemora este mes.

L@s ama y respeta su amiga: 

La Orgullosa Princesa Sapo.

Tags: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *