MI PROCESO (4)

MI PROCESO (4)

Bien, la intención original era continuar con el glosario de términos LGBTTTIAQ+, pero al llegar a dos de ellos, me di cuenta de que no quería definirlos sin contar mi experiencia personal con ellos, porque son algo muy frecuente y doloroso en nuestra comunidad: el “Outing” y el “Deadnaming”.

¿Qué es el Outing? Es cuando alguien, por cualquier motivo, incluso con las mejores intenciones, revela cuál es la situación de alguien más, con respecto a su preferencia sexual, identidad de género o condición de Trans, sin el conocimiento o consentimiento del afectado.

Y es aquí donde hay muchas cosas que considerar. Contrario a lo que muchas personas piensan, una no sale del closet una única vez. La mayoría de nosotr@s consideramos la “salida” más importante la que hacemos con nuestros padres, pero hay muchas. 

Salimos del closet la primera vez que le confesamos a la persona de la que nos enamoramos lo que sentimos por ellos o ellas; salimos otra vez cuando tenemos que rechazar las insinuaciones de aquellos a quienes les gustamos, y a los que no les podemos corresponder; salimos cuando empezamos a asistir a espacios seguros para reunirnos y expresarnos; incluso tenemos que salir cuando alguien se entera, en nuestra escuela o lugar de trabajo, de nuestra situación y tenemos que anunciar algo que es privado, sólo para reducir el impacto que tendría el que se enteraran a través de un chisme, posiblemente exagerado, y seguramente muy mal intencionado.

Existe el estereotipo, muy dañino, de que todos los miembros de la comunidad revelamos nuestra vida privada con escándalo y con mucho gusto. NO ES CIERTO. Nosotr@s, al igual que la mayoría de las personas del mundo, no queremos divulgar nuestra vida sexual, y mucho menos la sentimental, ante cualquiera. Igual que todos, las comentamos con nuestro círculo íntimo, y chismeamos con gusto si estamos en un ambiente seguro, pero tímidos y presumidos hay a lo largo de todo el arcoíris, y la mayoría de nosotr@s preferimos ser reservad@s.

¿A que voy con esto? A que involuntariamente, muchos amigos me han puesto en situaciones incómodas, por no saber cómo presentarme; por no saber qué información dar de mí. Y bueno, es que muy frecuentemente, cuando te presentan a una persona nueva, tienes el derecho a decidir qué le quieres decir o no. Invariablemente, las personas nuevas, en una sociedad en la que las identidades Trans no están normalizadas, una acaba dando clase, y es muy cansado, Afortunadamente me abrieron el espacio en este blog.

 El otro término es el Deadnaming, que se da mucho con la familia y con los amigos más antiguos que tenemos. Se refiere a que muchos insisten en referirse a una mujer Trans por su primer nombre civil de hombre, o en referirse a un hombre Trans por su primer nombre civil de mujer, ¿alguien de ustedes ven Sense8? Ahí se muestra un claro ejemplo de esto. 

Y muchos te dirán: “es el nombre con el que naciste”, “así te conocí”, Tú, para mí, siempre serás Andrés, Rafael, Mayra o Eva”. En ocasiones, esto provoca malestar a quien está intentando ser reconocid@ con su identidad asumida. No pueden entender que ese nombre, o bien ya no te representa, o no te representó nunca. Dan ganas de responder “No puedo ser Andrés para ti, yo no soy eso para mí” (nota, mi nombre civil no es Andrés, únicamente es para ejemplificar).

Y miren, lo del Deadnaming no es tan grave cuando es un accidente, un descuido, un desliz. Hasta a mí se me sale referirme a mí misma, cuando escribo, como “uno” en lugar de “una” de vez en cuando; se me fue una de esas hace dos post, pero una cosa es un accidente, y otra es cuando de manera reiterada, consciente y con intención de hacerte sentir incómodo, alguien lo hace una y otra vez, demostrando pasivo-agresivamente que no quiere reconocer tu identidad Trans.

Y, otra vez, no todos tienen la obligación de reconocerla; no todos tiene que ni siquiera aceptar lo que no quieren comprender, pero si están hablando conmigo, espero que al menos tengan la cortesía de llamarme por el nombre que uso y reconozco.

He vivido los últimos 14 meses completamente dentro de mi identidad Trans. Cuando la transición esté completada, y me haya recuperado, seguiré con el cambio de identidad civil, que es otro gran tema del que tengo que hablar en futuros post. El punto es que el que a una la saquen del closet con extraños, cuando no viene al caso y, sobre todo, cuando no estoy de ánimo o humor para explicar que no soy extraterrestre ni de que me pregunten por mi equipo genital (imagínense si extraños les preguntaran morbosamente por sus partecitas), es una forma de violencia y acoso. Aquí hablo de muchas de esas cosas, pero a este blog no se entra por accidente, cada quien sabe a qué y para qué entra en este espacio, donde se trata de informar. 

Además, es un riesgo estar tan expuesta cuando una no está en un ambiente seguro, Cualquier miembro de la comunidad LGBTTTIAQ+ les dirá que ha temido por su empleo y por su seguridad si no se ha manifestado como diverso en la escuela o en el trabajo. Sobre los riesgos que todavía existen para nosotr@s, hablaremos luego.

Y sobre el Deadnaming, si bien es una forma aparentemente más inocente de violencia, no es cosa de juego, ya que muchas veces es simultáneo con el Outing. Existe una etiqueta en cuestiones de diversidad, y llegaremos a ella; simplemente les pido hoy, muy encarecidamente, que procuren no balconear a nadie y llamar a quienes conozcan como quieran ser llamados. Eso es educación básica y es válida tanto para la comunidad Trans, como para el resto del mundo.

Les mando abrazos virtuales, en lo que pasa la contingencia.

Su amiga: La Princesa Sapo.

Tags: , , ,

Un comentario

  1. Ricardo dice:

    Me gustaria saber el prwvio del implantw de caderas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *