NAVIDAD 2022

NAVIDAD 2022

Amores míos, amigues todes, no puedo creer que ya, tan pronto, toque otro post de navidad. Es increíble, este año pasó volando, y sí, fue un año movido, difícil, desesperante. La nueva normalidad no tiene nada de normal y todo el trabajo, el consumo, la producción están desajustados. Planear para el futuro es cada vez más difícil y una ya solo planea hasta el fin de mes.

Sin embargo, que la esperanza no decaiga; que el amor no falte; que los abrazos sean suficientes y pachoncitos. Les deseo todo lo mejor a todos, sin excepción, porque para esto son las fiestas de navidad y año nuevo; sean quienes sean y tengan o no tengan el credo que sea, la oportunidad está ahí para todos, y eso, en sí mismo, es un regalo.

Pero también hay que hablar de otras cosas: la convivencia en familia siempre será difícil, porque son relaciones basadas en lazos afectivos complejos; en sistemas de crianza más o menos libres o comprensivos; en pleitos por el osito de peluche que duran cincuenta años y en expectativas de padres a hijos e hijas que, cuando ninguno de los involucrados da el paso para entender, perdonar y aceptar, se vuelven heridas que no sanan nunca.

Y bueno, como siempre, hay que poner las cosas en perspectiva, porque cada vez se vuelven más complicado, y a fin de cuentas, innecesario tener que explicarse a un@ mism@ ante quien no te quiere conocer ni comprender. Y si bien es cierto que podemos aplicar, como sugiere Artemis, el código NETPA (No Es Tu Pinche Asunto), esto se vuelve difícil, doloroso y a veces aparentemente imposible cuando se trata de las dinámicas de la familia.

Perspectiva: Tus parientes cercanos y lejanos no te piden opinión sobre el color del que pintan su casa o el modelo de coche que compran, ni la ropa que se ponen; proporción: no tienen voz ni voto si me pinto las uñas o me visto de colores arcoíris.

Perspectiva: Tus parientes formaron relaciones afectivas por propia voluntad, con los buenos y malos resultados que hayan tenido, y la familia debe estar para celebrar los tiempos buenos y apoyar en los malos; proporción: no acepto que alguien con tres divorcios, con hijos no reconocidos o 4 bendiciones de distintos santos me critique porque mi pareja es “del sexo equivocado”, o porque yo “me haya hecho La Jarocha”.

Las personas que te aman pueden expresar preocupaciones sobre la vida que eliges; pueden temer por lo difícil que es o será que te alejes de la Heteronorma; pueden angustiarse por la discriminación que sufrirás, pero por mucho que se preocupen, o lo bien o mal que expresen esa preocupación, te demuestran que te quieren como eres y que solo desean que seas feliz.

No fue fácil al principio para mi familia ver cómo me fui feminizando. Sí, mostraron su preocupación de maneras equivocadas, tratando de cambiar el curso de un río, porque un@ es lo que es y va a donde va, y es más sano dejar las cosas fluir que estorbar. Mi proceso de feminización fue largo, gradual, planeado, de ser lo que fui a la flor abierta y colorida que soy hoy.

Si me da por explicar las cosas es porque tuve que hacerlo muchas veces, tantas, que me di cuenta de que es inútil explicar a quien no quiere aprender. Por eso, espacios como este blog son valiosos, porque aquí entra el que quiere saber, informarse, reflexionar y compartir. Si me piden que elija un regalo para esta navidad, quiero más espacios para hacer lo que hago; más comprensión del mundo para lo que es distinto y particular; más muestras de afecto libre de juicios; más coherencia y empatía dentro de las familias de todos, en materia LGBT, y en todas las cosas en general.

Quiero más besos esta navidad, no solo para mí, sino para tod@s, y no solo en navidad, los quiero en la vida, en la distancia, en los reencuentros, en las despedidas, en cada paso de la vida. Los ama su amiga: 

La Princesa Judith.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *