NO ES CUESTIÓN DE TAMAÑO: METOIDIOPLASTÍA. HOY LE TOCA A LOS HOMBRES TRANS

NO ES CUESTIÓN DE TAMAÑO: METOIDIOPLASTÍA. HOY LE TOCA A LOS HOMBRES TRANS

En los pasillos y en las salas de espera de la Clínica del Doctor Nares, como es de esperar, uno encuentra mucha gente, con muchas historias interesantes; por cuestiones de privacidad, confidencialidad y seguridad, no se pueden dar nombres, pero hoy quiero hablar de las personas que están en el mismo proceso que yo, pero en dirección contraria. Los Hombres Trans.

Como ya he dicho, un Hombre Trans es aquella persona que, habiendo sido identificada como mujer y criada dentro del género femenino, se siente y percibe como del sexo masculino, y está en proceso de adquirir esa identidad, en lo legal, en lo social y en lo funcional.

Esto es, como ya lo he dicho también, con independencia de la preferencia sexual, vamos, si lo pusiéramos en términos ridículamente simples, una persona reconocida como mujer puede querer vivir, actuar y tener las estructuras físicas de un hombre, y aun así tener atracción sexual por otros hombres (en el caso contrario, también pasa. La sexualidad es un asunto muy DIVERSO).

Y eso plantea una gama de procesos más amplia para los hombres Trans, porque la forma en que eligen el desarrollo de su proceso, y el alcance de la funcionalidad de su futuro cuerpo de hombre, es más flexible. Hay Hombres Trans que son felices solo con PARECER hombres, es decir, con una Lipoescultura, una Mastectomía Radical y, si acaso, una Masculinización Facial, son absolutamente felices y están realizados, sin haber tenido que intervenir en absoluto el área genital.

En el otro extremo, están los Hombres Trans que requieren, para alcanzar su plenitud, de tener TODAS las estructuras masculinas: Mastectomía, Lipoescultura, Masculinización, Histerectomía y Vaginectomía, Implantes Testiculares, Faloplastia Completa y con erecciones funcionales. Es decir, el paquete completo, que no queden partes femeninas en su cuerpo y que puedan orinar por un pene reconstruido, físicamente casi igual a uno de nacimiento, y que puedan copular con él.

Sobre ese tema ya hemos hablado, pero hoy quiero hablar de algunos puntos intermedios, que son muy interesantes. Esos puntos intermedios los cubren las diferentes variantes de la Metoidioplastia.

La Metoidioplastia no es una cirugía tan radical como la Faloplastia, ya que se produce en virtud de que un cuerpo femenino, una vez que ha llevado los tratamientos hormonales suficientes, desarrolla el clítoris de mayor tamaño, del tamaño de un dedo pulgar de proporciones promedio. Si el Hombre Trans no requiere, para ser pleno, el tener un pene con todas las funciones regulares (obviamente no considerando las reproductivas), pues los diferentes tipos de Metoidioplastia pueden ser lo que le sirva.

En todas estas técnicas, se libera de estar pegado al cuerpo al clítoris crecido, y en todas, se le ayuda quirúrgicamente a alargar su tamaño. 

La primera técnica de  Metoidioplastia es la simple, donde no se alarga la uretra y es más sencilla; el Hombre Trans no podrá orinar por el clítoris alargado, pero éste tendrá la apariencia de un pene, aunque sea uno pequeño.

La segunda técnica se llama Metoidoplastia en anillo, donde sí hay un alargamiento de la uretra, lo que casi siempre permite orinar de pie. 

Y la tercera, es la llamada tipo Belgrado, donde construye además una bolsa escrotal, con implantes de testículos de silicón, y cierra casi totalmente el canal vaginal. Puede hacerse después de una histerectomía y una vaginectomía previa, o pueden realizarse éstas en la misma cirugía, a deseos o necesidades del paciente.

En conclusión, la Metoidoplastia es una opción muy conveniente para los Hombres Trans que no requieren más que la apariencia de hombre, sin optar por todas las funciones de un pene reconstruido. Cada Hombre Trans sabe hasta dónde llevar su proceso para estar realizado, y para llevar la vida sexual que más le apetezca.

Como ven, en la diversidad se trata de que no todo se de en absolutos; vivir como un hombre y tener la expresión de género de un hombre, se puede hacer sin tener que genitalizarlo todo, ni completamente, aunque a muchos Hombres Heterosexuales Cisgénero, e incluso a muchos Hombres Gay que conozco, les suene raro.

Esperando haber contribuido a la información del público en general, y con mucha ilusión de haberle dado la información correcta y necesaria a un compañero Trans que lo necesitara, lea manda un beso su amiga:

La Princesa Sapo.

Tags: , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *