¿QUÉ SON LOS ESTADOS INTERSEXUALES?

¿QUÉ SON LOS ESTADOS INTERSEXUALES?

La biología es maravillosa, pero no es perfecta. Los millones de personas que tienen alguna enfermedad congénita lo atestiguan. No toda la información que viene en nuestro genoma es la adecuada. Esto es inevitable, y hasta es bueno que sea inevitable. Que la transmisión de genes sea imperfecta ayuda a que de vez en cuando haya mutaciones que nos permitan evolucionar. Una mutación nos permitió ver en color; otra nos permitió separar la laringe de la faringe, lo que nos permitió hablar; otra mutación nos hizo capaces de digerir la lactosa (no todos tienen esa), etc.

            La biología también tiene por regla general la ley del mínimo esfuerzo. Para conseguirlo, todos los embriones en gestación son en principio femeninos, y el paquete de información que provee el padre biológico en el segundo cromosoma sexual es el que determina si las instrucciones para seguir el proceso de un bebé de sexo femenino se llevan a cabo (si es un cromosoma “X”), o si se cancelan y modifican para que el producto sea un varón (si es un cromosoma “Y”). El cromosoma “Y” tiene mucha menos información que el “X”.

            En el caso de un cromosoma “Y”, los órganos que ya estaban desde el principio en el embrión femenino se modifican: Los ovarios se convierten en testículos; los labios mayores se cierran, formando el escroto; el clítoris se convierte en un pene; el tejido mamario no se desarrolla (pero está ahí, por lo que existe una pequeña minoría de hombres que desarrollan cáncer de mama), etc.

            La mayor parte de las personas tiene todo perfectamente alineado: la información correcta en cada cromosoma sexual (sexo genético); que los cromosomas estén en el orden y número adecuado (sexo cromosómico); que las hormonas correctas se hayan presentado en los tiempos correctos durante la gestación (sexo hormonal); que los caracteres sexuales primarios se hayan desarrollado de manera adecuada, y que los secundarios, al llegar a la pubertad, también (sexo gonádico). Todo esto todavía sin contar la forma en que los individuos interioricen la manera en que la cultura les enseñe lo que es la sexualidad o desarrollen una preferencia sexual o una identidad de género, de lo que hablaremos más adelante.

            Existe, como ya debe ser claro, un porcentaje de la población mundial en la que la alineación perfecta de todos los factores biológicos no se dio. Existe el Síndrome de Turner (una sola “X”); el hiper masculinismo (“XYY”) y distintos grados de hermafroditismo (“XXY”, “XXYY”, “XXXY”, “XXXY”). Y todo esto es nada más con respecto al número de cromosomas, ya no se diga si la información dentro de ellos fue correcta o si la persona resultó hipersensible o inmune a una determinada hormona sexual.

            A lo largo de la historia, las personas que viven un estado intersexual han sido desde consideradas sagradas, hasta consideradas brujas, hechiceros, o fenómenos de circo. Estamos en el primer momento de la historia en la que la ciencia médica puede identificar plenamente los casos más sutiles de estados intersexuales (antes, los casos no tan evidentes no eran diagnosticados, y las personas que insistían en que había algo en su cuerpo con lo que no se sentían cómodos o que no era su verdadera naturaleza, eran simplemente mal diagnosticados como enfermos mentales).

            Pero el diagnóstico es sólo la primera etapa. Gracias al avance de la cirugía y de la endocrinología, cada vez las personas en estado intersexual tienen más opciones de acceder a una reasignación de sexo, que les permita acercarse más al sexo y a la expresión de género con el que quieren ser reconocidos y vivir. Ellos son los primeros (pero no los únicos) candidatos a este tipo d tratamientos y operaciones. Es importante saber que existen, que tienen derecho y la elección de modificar la percepción social que hay sobre ellos y que deben tener acceso a lo que les permita tener una vida y un desarrollo pleno dentro de la sociedad.

              ¿Qué porcentaje de la población vive en algún estado intersexual? Eso es difícil de saber. Muchas personas viven y mueren sin haber sido diagnosticados, porque su estado era tan leve que no se notó en toda su vida, pero lo más triste es que posiblemente siempre supieron que había algo que no les permitía encajar del todo en la sociedad o en la intimidad. Por supuesto que el porcentaje es una minoría absoluta; antes, se pensaba que podía ser de alrededor del 0.03% de la población mundial, pero debido a la falta de diagnóstico, podría ser mucho mayor.

            El caso es que la falta de discusión sobre este tema, hace que muchas personas que tienen dudas, no sepan que tienen la opción de someterse a las pruebas necesarias que les permitan saber cuál es su situación, y mucho menos acceder a las opciones médicas para mejorar su calidad de vida, acercándolos más al sexo e identidad de género con la que ya viven, o llevándolos hacia el otro. La decisión es absolutamente personal.

            Poder hablar de todo esto es el primer paso para entender que sexo no es igual a género, que género no es igual a preferencia sexual, y que lo común sólo es lo común, no lo “normal”. El siguiente tema a discutir en cada una de las siglas en el acrónimo LGBTTTIAQ+, pero cerramos con el consejo de que, si siente que algo no encaja en su sexo o en su identidad de género, consulte a su médico.

La Princesa Sapo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *