SALUDOS DE LA PRINCESA

SALUDOS DE LA PRINCESA

Muchos de los momentos más emotivos en la vida de una persona Trans, ocurren en los pasillos y en las salas de espera de las clínicas donde nos atendemos. Hay amistades de pasillo que son muy significativas. Quizá no sepamos mucho más de las personas que nos encontramos ahí, pero saber que hay más personas como uno, pasando por cosas parecidas, da paz, da seguridad, nos hace sentir menos solos o solas.

Explicar lo que vive, lo que le pasa, lo que siente y lo que piensa una persona Trans es el objetivo de este blog, donde los escritores compartimos nuestras experiencias propias, y también compartimos como propias las experiencias de personas cercanas. La Princesa Sapo fue la primera en hacer esto en el presente blog, y les manda muchos saludos. Dice que todavía tiene que procesar mucho de su última etapa de transición antes de volver a agarrar la pluma, pero que está bien, que se siente feliz, y que no cabe de gusto… Que para ella, fue la decisión correcta.

Yo le llevo algo de ventaja en el camino a la Princesa. Yo pasé por los procesos quirúrgicos antes que ella, y también doy testimonio de que fue la decisión correcta para mí. Empezamos como conocidos de pasillo y ahora somos colegas, compartiendo lo que nos pasa, lo que nos pasó; cómo empezamos, a dónde vamos, qué esperamos de la vida, de las relaciones, de nuestra forma de desarrollarnos en el mundo.

Tenemos mucho en común, y tenemos muchas diferencias. Eso es lo maravilloso de la diversidad. Somos mucho más que nuestra identidad Trans, y hemos tenido conversaciones que pasan de largo sobre las circunstancias que hicieron que nos encontráramos.

Explicando un poco de cómo se maneja el blog, mandamos la Princesa y yo nuestros borradores a un redactor. La redacción nos da a veces un temario, y a veces le hacemos caso. La redacción final del texto es supervisada por los redactores, y aún así, se nos van algunos detalles, pero el sentimiento es real, basado en experiencias reales de personas reales. Lo único más real sería que se mandaran fotocopias de apuntes escritos a mano, con mil faltas de ortografía y, en mi caso, con un 15% extra de malas palabras.

La Princesa, en su último tramo, ya me ha autorizado a que la llame por su nombre asumido. La Princesa Judith ya está lista para esperar y recibir el beso de amor verdadero. En el fondo, los dos somos bien cursis, y no nos disculpamos por ello.

Es difícil ser quien uno es, sea quien sea, y viniendo o partiendo desde una minoría, es más difícil, pero la responsabilidad es la misma. Decir la verdad, como la percibimos, desde donde nos toca; expresar lo que sentimos y necesitamos, para que otros puedan conocernos y decidir con información sincera si quieren conocernos o no; informar a personas en situaciones similares de las opciones de vida que tienen, que no están solos, que hay lugares seguros a los que pueden acudir. Eso es lo que queremos lograr su amiga Judith y su amigo Artemis.

No es fácil. Desde la prepa que no me veía obligado a redactar tanto. Es terapéutico, hablar de uno mismo es una manera de tener paz, de tener control de lo que uno quiere que los otros perciban de uno mismo. Ha sido enriquecedor, y difícil, y a veces he tenido ganas de llorar escribiendo. Judith dice que no sólo le han dado ganas, que sí ha llorado. Yo no digo de esta agua no beberé… Cuando continúe con mi diario, seguramente soltaré las de cocodrilo.

Somos nosotros, todo lo que hemos sido, todo lo que queremos ser. 

Somos nuestros buenos y nuestros malos ratos. 

Somos lo que aprendimos por las buenas y por las malas.

Somos los miedos que vencimos y los que todavía tenemos.

Somos nuestras ganas de ser lo mejor que podamos ser. 

Somos lo que hemos amado y lo que hemos perdido. 

Somos una mujer y un hombre Trans. 

Somos divulgadores en un medio que nos permite expresarnos ante un público que puede identificar con nosotros, y también con un público que nos es hostil. 

Somos personas complejas que están buscando la manera de ser más felices y plenos, aprendiendo a expresarnos como queremos y desarrollándonos desde la idea que siempre tuvimos de nosotros mismos.

Pero antes que nada, somos amigos entre nosotros, y queremos ser amigos de todos ustedes.

Con todo el cariño, Artemis y Judith.

Tags: , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *