SANGRE DE MI SANGRE

SANGRE DE MI SANGRE

Hola, aquí vamos con un tema polémico, como deben ser todos los temas de salud pública. A cada persona que ha tenido a un ser querido en un hospital, le ha pasado: la batalla por conseguir un número determinado de donadores de sangre antes de una operación. Por desgracia, la cultura de la donación altruista no ha permeado como debería, y las existencias de sangre disponible en el sistema nacional siempre son insuficientes.

¿Quién es apto para donar y quién no? Eso es algo objetivo; los requisitos son claros, o al menos, deberían, porque en el afán de ahorrar tiempo, número de pruebas de química sanguínea y esfuerzo, se elimina a priori a muchas personas aptas, lo que constituye, de facto, discriminación y prejuicio.

Es obvio que yo, como persona Trans, que toma hormonas en grandes cantidades, tuve dudas de si era elegible para donar. Resulta que sí lo soy, y también las mujeres Trans. Esa es la nota cultural del día.

Tengo un gran amigo, bebedor y pacheco, que durante años donó sangre tres veces al año, siempre respetando las reglas de no haber consumido nada el tiempo determinado antes de una donación: Mota por un mes, alcohol, cigarros y hasta aspirinas al menos 3 días antes. Desgraciadamente, o quizá afortunadamente, porque tenía muchas conductas autodestructivas, fue diagnosticado como paciente psiquiátrico, y por tomar diariamente antipsicóticos, ya no resultó elegible. Pero el tiempo que pudo, ayudó a quien pudo, y eso se le reconoce.

Es este amigo quien me cuenta lo descorazonador que es que la gente de los bancos de sangre te miren como un milagro cuando dices que vas de manera altruista, ya que en una ocasión le dijeron: “no lo va a creer, es la segunda donación altruista de todo el año, y es agosto”.

La entrevista antes de tomar la muestra, o antes de analizarla, debe discriminar cualquier posible riesgo, y eso es verdad inobjetable. Una herida abierta, cualquier minúscula quemadura o carie que sangre, es una vía a una infección seria que no sea detectable todavía y pueda representar un riesgo para la persona que reciba esa sangre, una persona que, para empezar, ya está en riesgo.

Sin embargo, existe una serie de preguntas que incluyen prácticas muy íntimas, y son las prácticas sexuales. Y es cierto, hay personas, Heterosexuales CIS, Lesbico-Gay y Trans que tienen vidas sexuales muy activas, pero cuidadosas, y otras que las tienen activas y de riesgo, y otras más que las tienen ocasionales, pero de riesgo,  y otras más que tienen relaciones serias y monógamas que duran décadas, y otras que cogen dos veces por año y no se cuidan porque “fue un ratito”, o “si nomás fueron 2”.

Seamos serios, una sola vez con descuido basta para agarrar algo feo, y mil veces con cuidado representa un riesgo estadístico serio y digno de ser considerado, pero la información que demos, sin pudores, debe de ser completa, para evaluar la situación de cada quien.

Lo malo, es que la naturaleza de las prácticas se juzga, injustamente, con más seriedad que las prácticas mismas. Todavía pesa el prejuicio de que, automáticamente, si uno no es Heterosexual Cis, es promiscuo, descuidado y “antihigiénico”.

Esto viene desde los años 70’s y 80’s, con la aparición del SIDA, cuyo primer nombre fue GRID (Gay Related immune Disease), lo que ya era de entrada una estigmatización muy grande, y creo que esta epidemia requiere de un post específico, pero así, por partes, puedo decir que, en las entrevistas, todavía hay sesgos injustos, o al menos, no actualizados, acerca de la viabilidad de los que pueden y quieren ser donantes que no sean Hetero Cis.

Tener una vida sexual limitada, no la hace sana; tener una vida sexual activa, no la hace necesariamente “de alto riesgo”. Lo que no cambia es que hay que cuidarse, no importa con quién hagas qué, cuidarse es una obligación y cuidarse uno, es cuidar a todos.

Estoy saliendo del Covid… Cuando todo esto pase, quizá me haga donador regular. Es algo que deberíamos plantearnos tod@s, por el bien de tod@s.

Artemis Switch.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *