TRANS EN HOLLYWOOD

TRANS EN HOLLYWOOD

La influencia de las películas es más grande de lo que a veces reconocemos. Sin ir más lejos, mucho de mi imagen proyectada, y la elección de mi seudónimo, son consecuencia de las películas de James Bond, porque Artemis Switch está construido sobre la imágen de hombre internacional de misterios, de espía super cool que sabe cómo pedir los martinis y destila estilo hasta prendiendo un cigarrillo.

Hay que recordar, como anécdota, que en los años 80, hubo una “Chica Bond” que fue una mujer Trans, Caroline Cossey. Durante los primeros años de su carrera, se reservó ese dato, porque el mundo no estaba tan abierto como para eso. La verdad es que en ese mundo macho de James Bond, que se haya colado una persona Trans, es una historia que me encanta. Una verdadera “doble agente”.

El cine debe ser una tierra de fantasía, de “Make Believe”, como se dice en el cine, donde todo se valga, y por eso, que el cine tenga pudores, y que haya actores cancelados por razones ajenas a la calidad de las actuaciones, es no sólo un despropósito, es hipocresía.

Ojo, no digo que no haya razones válidas para cancelar a un productor que sea un acosador serial como Harvey Weinstein, o a un actor que ha incurrido en prácticas predadoras, como el caso de Kevin Spicey, talentosos los dos a grado extremo, pero una cosa es la vida íntima, y otra cosa son actos criminales.

De lo que hablo es de lo mucho que algunos actores y actrices han tenido que sacrificar para mantener una imágen Hetero-Cis con tal de tener trabajo. Es cierto que ya no estamos en los tiempos de Rock Hudson, pero, hasta la fecha, muchas figuras públicas siguen sin llamar a las cosas por su nombre, aunque todo el mundo lo sepa y a casi nadie le importe ya, como lo que se rumorea desde hace años con una conocida actriz, ganadora del Oscar, cuyo nombre no digo porque aquí no se le hace outing a nadie.

Pero bueno, el mundo cambia poco a poco, con pasos para adelante y para atrás. Eliott Page, antes Ellen Page, va a ser un caso interesante, porque su talento en el mundo de la actuación es innegable, y si de verdad eso es lo que importa, las productoras deberían ofrecerle ahora un papel que corresponda con su imagen e identidad actual. Es cierto que cada productora es libre de contratar a quien quiera y de producir el contenido que quiera, pero el público cambia, los tiempos cambian, las historias cambian y los temas cambian. Estar actualizado con esos cambios sería muy bueno y muy sano.

Desgraciadamente ocurre también en sentido inverso; no sólo hay actores que se quedan sin trabajo por motivos injustos fuera de sus capacidades actorales, sino que también puede ser que le ofrezcan a alguien un papel con el que no pueda sólo porque su nombre y su historia puedan mejorar la taquilla al margen de si tiene o no talento. Posiblemente Eliott tenga que tener mucho cuidado en lo que le ofrezcan en el futuro, cuidando que sean papeles en los que pueda hacer algo valioso por ser UN ACTOR, y no sólo por la atención mediática que hay sobre de él por ser quien es y por haber realizado el cambio que hizo en su vida.

Vuelvo al caso de Caroline Cossey; ella participó en la película sin que nadie se diera cuenta de que era una Mujer Trans, y pudo haberse reservado el dato el resto de su vida. Literal, si no lo dice, ni se nota, y si bien no se necesita ser una ganadora del Oscar para interpretar a una Chica Bond (aunque no estorba, ¿verdad, Halley Berry?), es la muestra de que para interpretar el papel se necesita ser actríz, no haber sido Mujer Hetero-Cis.

Neil Patrick Harris interpretó a un Hombre Heterosexual Cis que era un seductor serial en How I Met Your Mother con mucho éxito, porque es UN ACTOR muy bueno. Afortunadamente, no tuvo que esconder el hecho de que es Gay, y eso ya no le estorba para nada (o eso esperamos); lo mismo pasa con Jim Parsons, que además de interpretar a un Heterosexual Cis, sin serlo, dio una interpretación brillante de un personaje que puede catalogarse dentro del espectro Autista o Asperguer sin serlo, porque se trata de ACTUAR.

Hollywood no siempre ha sido progre (ya hemos hablado de eso), y no siempre va a la vanguardia en cambios y tendencias sociales, pero siempre es bueno cuando conecta lo que se proyecta en la pantalla con lo que está pasando en el mundo real. Las personas diversas son personas reales, con historias reales, que merecen ser escritas y representadas en los medios; son personas que se desarrollan en todos los campos, y deberían tener iguales o proporcionales posibilidades de desempeñarse profesionalmente, incluso en la actuación, así es que sí, una sociedad más abierta y plural, incluye un Hollywood más progre, sí, todavía MÁS PROGRE.

Si nos dan más y mejores contenidos, les juro que los consumiremos. No se trata de que sólo lo veamos la minoría de personas que vivimos en la diversidad (eso no sería económicamente redituable), sino todo el público que pueda conectarse con una buena historia, bien contada y bien actuada, donde haya personajes completos y complejos que puedan o no ser parte de cualquier comunidad y expresar cualquier identidad.

Artemis Switch.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *